El peatón gana espacio al tráfico rodado en Valladolid

El punto de partida fue la peatonalización total de la Plaza Mayor, se prosiguió con Regalado, con otras cinco calles del centro y ahora se trabaja en la segunda fase del Plan.

El peatón le va ganando terreno al tráfico rodado en Valladolid. Era uno de los objetivos del nuevo Equipo de Gobierno de 2015 y que en la siguiente legislatura ha sido uno de sus apuestas claves. Las peatonalizaciones en el centro de Valladolid avanzan y ya son seis las calles que se han cerrado al tráfico en los últimos meses, en un ambicioso plan, que relata el concejal de Movilidad, Luis Vélez.

 

Pero todo arranca algunos años atrás. Quizá el hito más significativo, que se convirtió en el punto de partida, fue el objetivo de eliminar el tráfico que aún quedaba en la Plaza Mayor vallisoletana: autobuses y taxis, además de eliminar la entrada y la salida del aparcamiento y el consiguiente tránsito de vehículos hacia el subterráneo del ágora vallisoletana. “Fue el primer gran objetivo en Movilidad que nos marcamos una vez que comenzó nuestra primera legislatura”, confiesa el edil Luis Vélez.

 

El segundo gran paso en esta estrategia fue la de peatonalizar la calle Regalado. “Fue una petición de los propios comerciantes de la zona y se efectuó en dos momentos: primero se prohibió el tráfico y en una segunda fase, la obra”.  Dice Vélez que el balance en esta actuación es “muy positivo”, aunque se tomó nota de las peticiones de los comerciantes que solicitaron que peatonalización y obra sean simultáneas.

 

Pero el proyecto más importante ha llegado esta legislatura. “Se encargó un estudio que abarca dos fases. La primera está muy próxima a concluir con la finalización de las obras en última calle, Doctrinos, y con una segunda fase que ya se ha presentado a los distintos grupos políticos del Ayuntamiento y a las asociaciones de comerciantes. Este año se concretará cómo se va abordar la peatonalización en estas calles y más que probablemente se ejecutará en 2021”.

 

Las calles ya peatonalizadas en una primera fase son Constitución, Menéndez Pelayo, Licenciado Vidriera, Claudio Moyano y el primer tramo de Doctrinos, que además han cambiado el gris asfalto por diseños coloridos. El estudio de la segunda fase comprende las vías María de Molina, Pasión, San Lorenzo, Pedro Niño y Veinte de Febrero. 

 

 

Vélez, además, contesta a las voces críticas.Los comerciantes, por ejemplo, no estaban en contra de la actuación de esta primera fase, sino más bien se quejaron del momento. La verdad es que nunca se sabe cuál es el mejor momento. Nosotros pensábamos que era una buena oportunidad y se han cumplido todos los plazos de las obras previstas”, concreta el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid. 

 

No se pronuncia sobre una peatonalización integral de lo que algunos llaman la almendra de Valladolid, que se corresponde con buena parte del casco histórico. Vélez prefiere ser prudente y dice que hay que ir dando “pasos importantes” y cree que “la gente agradece estas peatonalizaciones”.

 

Insiste en que todas las calles que se han cortado al tráfico disponen de alternativas para los vehículos y que en todas ellas está permitida la carga y la descarga. Disiente en que se hayan eliminado plazas de aparcamientos con esta actuaciónporque prácticamente no las había” y opina que se cuenta con una “amplia red” de siete aparcamientos disuasorios y otros tantos subterráneos, cuyo objetivo es “seguir potenciándolos”.

 

No oculta que “sobre la mesa” hay varias propuestas y que la “legislatura es muy larga”, pero por el momento solo se centran en esta segunda fase del 'Estudio de evaluación sobre actuaciones en materia de movilidad urbana en la ciudad de Valladolid. Peatonalizaciones del Casco Histórico'.

 

RESULTADOS DEL ESTUDIO

 

Antes de proceder al inicio de las obras se encargó un exhaustivo estudio con un profundo trabajo de campo en el que se obtuvieron varias conclusiones. “La mayoría de la gente que visita el centro histórico de la ciudad de Valladolid reside en la propia ciudad. Éstos realizan el viaje por diferentes motivos, siendo el trabajo, las compras, el turismo y la residencia los principales motivos existiendo pequeñas diferencias entre ellos”, explicaban, al tiempo de argumentar las cifras: El 50% de los viajes se realizan diariamente y el 25% entre 2 y 3 veces por semana, siendo el resto de los viajes básicamente esporádicamente o una vez por semana, siendo el tiempo medio de viaje entre 6 y 15 minutos.

 

La encuesta de opinión muestra que más del 50% consideran atractivo el proyecto de peatonalización, estando únicamente el 25% en contra; según los datos que baraja el propio Ayuntamiento. Por último, algunos de los principales beneficios que recomiendan las peatonalizaciones son los siguientes: Mejora del bienestar de los residentes al reducirse el ruido y la contaminación atmosférica y aumentarse la superficie destinada a su movilidad; mejora de la calidad de vida de los comerciantes de la zona e incremento de su volumen de negocio.

 

La trasformación del área en una zona peatonal, potencia el aumento del número de personas que transitarán por esas calles, produciéndose un incremento potencial del número de clientes. Y finalmente, mejora de los itinerarios peatonales y reducción del riesgo de accidentes viarios para el conjunto de la ciudadanía, aunque no habiten o trabajen en el Caso Histórico de Valladolid.