El Partido Popular de Castilla y León y de Valladolid, con el Banco de Alimentos

Mañueco, Carnero y Mediavilla saludan a un colaborador del Banco de Alimentos. SERGIO SANZ

Las cifras de las personas atendidas por la Fundación en la provincia y en la comunidad son 16.600 y 70.000, respectivamente.

Alfonso Fernández Mañueco, presidente del Partido Popular en Castilla y León y Jesús Julio Carnero, del PP en Valladolid, han visitado este jueves 15 de febrero el Banco de Alimentos. Jesús Mediavilla, presidente de la institución en la comunidad, reveló diferentes datos acerca de la situación de las familias más desfavorecidas del municipio y su trabajo al respecto. 

 

Mediavilla señaló que el nivel de pobreza y de personas con riesgo de exclusión social se encuentra entre el 15 y el 20 por ciento y que el Banco de Alimentos solo atiende al 3% de las personas desfavorecidas de Castilla y León. Por ello, aseguró que aún queda un largo camino por recorrer, tanto en las capitales, como en la provincia. Además, mencionó barrios de la ciudad vallisoletana como Los Pajarillos, La Pilarica, El Barrio España, Las Delicias o La Victoria entre los más desfavorecidos.

 

Declaró que son 16.600 las personas atendidas en Valladolid y 70.000 en Castilla y León, y que la leche entera es el producto más importante: “Estamos dando en Valladolid 4 litros por persona al mes. Hace unos meses podíamos dar solo 1, y gracias a ustedes, a los medios de comunicación que han puesto un valor a las necesidades, la solidaridad en Valladolid se ha volcado, aseguró. En la última recogida, fueron entregados 100.000 litros de leche, por lo que el presidente del Banco de Alimentos quiso destacar que "Valladolid es muy solidario, prácticamente el doble que la media nacional".

 

En cuanto a los puestos de trabajo, declaró que, a pesar de su aumento, el trabajo que hay es precario, ya que los salarios mínimos son los que más predominan. Mediavilla se dirigió a los responsables del Partido Popular solicitando ayuda para potenciar a las empresas, con el fin de que las familias más desfavorecidas puedan ser contratadas, sobre todo aquellas de más de 45 años que tienen hijos: “Solo el 7% de las familias de más de 45 años encuentran trabajo. Tenemos casos de arquitectos, de personal que estaba en la construcción y que se ha quedado sin trabajo con esta edad y les es muy difícil encontrar trabajo”, señaló.

 

Por su parte, Mañueco también quiso agradecer la solidaridad vallisoletana: “Hemos vivido una crisis económica durísima de la que vamos saliendo gracias al esfuerzo de todos, pero no es menos cierto que esta crisis ha llevado aparejada una crisis social que, gracias a la solidaridad de la sociedad de Valladolid y de Castilla y León, de las mujeres, de los hombres y de las familias, se está colaborando con tantas y tantas personas que lo están pasando mal", declaró.

 

Mañueco quiso dirigirse tanto al conjunto de la sociedad como a las instituciones y voluntarios del Banco de Alimentos para agradecer el trabajo desinteresado que realizan en colaboración con los más desfavorecidos. Además, aseguró que el Partido Popular está haciendo y hará todo lo posible para ayudar a todas las personas que están pasando necesidad, bien directamente desde las instituciones o bien colaborando con estas, ya que “por encima de todo, la crisis económica y social, al margen de estadísticas y datos, es un problema de personas, de seres humanos”.

 

Además, recordó que el propio presidente del Banco de Alimentos, Jesús Mediavilla, puso de manifiesto que, tanto la Junta de Castilla y León con la red de protección social, como las administraciones locales, ayuntamientos y diputaciones -la diputación provincial de Valladolid- son un ejemplo para la comunidad autónoma.

 

Además, recalcó el compromiso del Partido Popular con las familias más necesitadas no solo respecto a los alimentos, sino también a otras cuestiones. “Quiero decir que, el Partido Popular, al margen de su compromiso con una política económica que trae crecimiento y empleo, está haciendo un esfuerzo también para ayudar a las familias más desfavorecidas, no solo a aquellas que no tienen trabajo, sino también a aquellas que teniendo trabajo necesitan un apoyo, además de en el tema alimentario, en otras cuestiones que se ayudan desde los CEAS municipales y provinciales como los medicamentos, libros de texto, ayuda en el tema de las hipotecas o la lucha contra la pobreza energética”, afirmó.

Noticias relacionadas