El paro por las nubes... o la luna