El 'milagroso' negocio del engaño: ¿por qué las pseudoterapias son peligrosas para nuestra salud?
Tribuna mini Saltar publicidad
P 800x800 tribuna bonoshost ava 021220 file
Cyl dots mini

El 'milagroso' negocio del engaño: ¿por qué las pseudoterapias son peligrosas para nuestra salud?

La necesidad de creer en una terapia ante el cáncer, enfermedades neurodegenerativas o dolores crónicos supone un caldo de cultivo para que supuestos profesionales engañen a los pacientes con terapias sin aval científico. La homeopatía, la 'medicina tradicional', la acupuntura, la osteopatía, o la 'dieta alcalina' son algunas de ellas.

Si buscas en Internet 'curar el cáncer', una de las primeras entradas te lleva a una página que dice que la mejor opción para ello es la vía natural. "El cáncer es un negocio, el ser humano tiene la capacidad para autocurarse, y la enfermedad viene dada por un modo de vida antinatural" dice la web, que habla de plata coloidal o de leche de magnesia, el poder de la mente, y el daño de las vacunas. En la primera página de Google.

 

Las pseudoterapias, es decir, aquellos 'tratamientos' que no tienen evidencia científica pero que se venden como curación de diferentes dolencias, suponen una amenaza real para la salud de los pacientes, que desesperados o por convencimiento, recurren a terapias mal llamadas alternativas o naturales. "Y muchas usan técnicas de publicidad muy agresivas que venden que curan todo", completa José Luis Morencia, presidente del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León. ¿Por qué son peligrosas para la salud y para los bolsillos? ¿Por qué desconfiar de quien dice que tiene la cura para tu enfermedad?

 

Para contestar a esa pregunta, TRIBUNA ha recurrido a los colegios oficiales de profesionales sanitarios presentes en Valladolid. De los cuatro consultados, el de Médicos y el de Fisioterapeutas aceptan dar su visión. El de Farmacéuticos ha declinado participar debido a las "diferentes sensibilidades" acerca de la homeopatía; y tampoco el de Enfermería ha respondido. En el reportaje participa también el doctor Ignacio Rosell Aguilar, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid, y médico especialista en medicina preventiva y salud pública.

 

¿CÓMO PUEDE EL PACIENTE IDENTIFICAR UNA PSEUDOCIENCIA?

 

Nadie está libre de caer en el engaño. Uno de los ejemplos es Steve Jobs, creador de Apple, una de las personas más visionarias de nuestro tiempo, y que confió en primer lugar en la 'medicina alternativa' cuando le diagnosticaron cáncer de páncreas (uno de los de peor pronóstico). ¿Quiénes acuden a la pseudociencia? Responde Antonio Otero, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Valladolid: "Quienes no encuentran respuesta en las terapias tradicionales, o quienes piensan que estas terapias tienen algo de magia. Son pacientes que bien por desesperación, por ignorancia, o por su manera de ver las cosas, confían en estos remedios". El doctor Rosell completa el argumento: "Una persona con cáncer, o con una enfermedad neurodegenerativa, o una madre de un niño autista, muchas veces necesita creer en una terapia. Y hay estafadores que se aprovechan cruelmente de ello".

 

Para identificar una pseudoterapia los expertos dan algunos consejos, aunque advierten de que "la falta de escrúpulos para crear pseudoterapias es rápida". José Luis Morencia indica algunas señales: "Que te diga que te va a curar algo en un pispás, te hable de prácticas milagrosas, o busque términos como sanación o integrativa. Muchos de ellos te confiesan que te curan todo, o que te va a curar incluso patologías crónicas como la artrosis. Tienes que desconfiar. Siempre digo que hay que buscar la licencia sanitaria de centro sanitario de la Junta de Castilla y León, al menos sabe que está sometido a una inspección, aunque dentro del ámbito legal hay gente muy alternativa".

 

El doctor Rosell también ofrece sus "signos de sospecha", por ejemplo, "que el tratamiento no esté disponible en el sistema sanitario oficial, que la persona que lo aplique no sea un profesional sanitario con título oficial, que el tratamiento necesite que se crea en ello -energías, misticismo, el poder de la mente...- o que se califique como ancestral, antiguo, oculto o secreto" destaca el profesor, que a su vez lamenta que "existan pseudoterapias más normalizadas, respaldadas por profesionales sanitarios; la homeopatía es un claro ejemplo".

 

Para más información, Rosell facilita tres colectivos que han creado sendas listas de pseudoterapias: la de la Organización Médica Colegial (propuesta por el Ministerio de Sanidad en 2011), la del Grupo Español de Pacientes con Cáncer, y la de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas. Homeopatía, acupuntura, medicina tradicional china, osteopatía, hipnosis, dieta alcalina, y la ozonoterapia son algunas de las más comunes entre las decenas que figuran.

 

Su trascendencia va más allá de la salud, ya que son negocios que llegan a mover cientos de millones. "Muchas de las terapias no se mueven en la economía visible, no pagan impuestos ni están dadas de alta. Otras sí, como la homeopatía, un gran negocio farmaceútico en el que el laboratorio francés Boiron, líder del mercado, mueve centenares de millones", añade Rosell, en línea con Otero, quien asegura que "demuestran que lo único que les interesa es acceder a un mercado que usa determinadas terapias". 

 

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE PARA LA SALUD CONFIAR EN ESTAS PSEUDOTERAPIAS?

 

En el mejor de los casos, que un paciente se ponga en manos de estas terapias engañosas solo va a deteriorar su bolsillo sin mejorar su salud. En el peor, el enfermo fallecerá sin haber accedido al tratamiento correcto.

 

El doctor Rosell, enérgico en su respuesta, considera que las pseudoterapias acarrean dos riesgos. "Pueden ser peligrosas por sí mismas, por ejemplo la ingestión de hierbas tóxicas, de lejía -como el MMS, producto de limpieza industrial que algunos venden como cura al cáncer o al autismo- o por la falta de higiene en algunas técnicas" avanza el profesor, quien completa: "Especialmente preocupante es el segundo motivo, cuando estas terapias dejan de ser 'complementarias' y se convierten en 'alternativas'. Cuando un paciente abandona su tratamiento médico por la nueva terapia. Entonces ya no es solo una estafa, sino una estafa peligrosa". 

 

Antonio Otero también se muestra contundente y alega que "el coste de oportunidad puede hacerte perder mucho tiempo no utilizando remedios eficaces". Y Morencia aporta su visión: "Estas pseudoterapias han demostrado no tener ninguna validez para curar lo que dicen. Algunas de ellas son tan estafa que lo que hacen es vender productos habituales a un precio desorbitado". Porque no, no hay líquidos mágicos curativos, ni imposición de manos milagrosas, ni alimentos que se lleven la enfermedad, ni curanderos con fórmulas secretas que te puedan solucionar lo que los profesionales sanitarios desconocen.

Comentarios

Agustin A. 12/10/2020 03:56 #3
La OMS esta financiada por Bill Gates entre otros, con eso esta todo dicho. Lo importante es que cada paciente pueda elegir el tratamiento que crea conveniente, ya sea medicina tradicional o alternativa.
Mr. H 06/07/2020 17:27 #2
En relación a la acupuntura, tanto la OMS como la FDA han certificado su validez y recomiendan la acupuntura como terapia de primera elección en diversas patologías. Comparar un tratamiento de acupuntura para tratar la artrosis, la migraña crónica, o ciertos problemas circulatorios con un caso de cáncer de páncreas que acude al homeópata a hacer dieta, demuestra la absoluta ausencia de conocimientos médicos y la perspectiva sesgada de D. Daniel Álvarez. Lo que hace falta es educar a la gente. Y para ello, no sirve denostar todo aquello que se salga de los cánones de la medicina occidental. Muchas veces, un uso complementario (ya sea por su valor funcional o por efecto placebo) es muy beneficioso para el paciente. Pero claro, hay que saber de medicina tradicional y de medicina alternativa para tener una mente abierta. Mucho pedir para la mayoría.
María 05/02/2018 13:22 #1
Artículo realmente importante y de lectura obligatoria. Muchas gracias por mostrar esta dura realidad de engaños que sufren muchos pacientes.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: