El mal estado de los neumáticos ocasiona en verano cerca del 15% de los problemas en carretera

Pila de neumáticos gastados en un taller. Foto: F. Oliva

Se calcula que el 15 por ciento de las averías que se produce en la carretera en verano esté directamente relacionado con el mal estado de los neumáticos.

Comprobar la presión de inflado y el dibujo de los neumáticos antes de salir de vacaciones "es, sobre todo, una cuestión de seguridad pero además puede suponer un importante beneficio económico, por el ahorro de combustible que conlleva y porque alarga la vida de las ruedas del coche".

 

Así lo ha señalado el distribuidor salmantino Grupo Andrés, que calcula que el 15 por ciento de las averías que se produce en la carretera en verano esté directamente relacionado con el mal estado de los neumáticos.

 

Por eso, ha subrayado que "una correcta presión incrementa la seguridad, el confort y la duración de los neumáticos; además, hará que disminuyamos el consumo de combustible, con el consiguiente beneficio económico y medioambiental".

 

Para una correcta presión de inflado de los neumáticos es "fundamental" revisar y ajustar las presiones antes de cada viaje y atender a las recomendaciones del fabricante, que suelen estar indicadas en la puerta delantera del vehículo o en la tapa de depósito.

 

Es conveniente, tal y como ha continuado, realizar las comprobaciones con los neumáticos en frío, pero, si está obligado a comprobar la presión en caliente, es conveniente igualar la presión de los cuatro neumáticos a la del que tenga mayor presión recomendada, y repetir la comprobación "cuanto antes" con el vehículo en frío.

 

Según los expertos, una presión incorrecta afecta a la duración de los neumáticos porque genera un desgaste irregular de las gomas, hay más riesgo para la estructura del neumático y el comportamiento del vehículo será peor, "lo que pone en peligro a todas personas que están en la carretera".