El Madrid 'toca' la octava seguida y presume de liderato en Euroliga

Con dos faltas tempranas de Sergio Llull, Doncic asumió un punto más del protagonismo que ya tiene encandilado al Viejo Continente.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

UNICS KAZAN: Colom (11), Langford (20), Clarke (9), Banic (6) y Parakhouski (12) --cinco inicial--; Stoll (-), Andusic (6), Antipov (5), Voronov (-) y Williams (8).

 

REAL MADRID: Llull (2), Taylor (6), Maciulis (8), Reyes (3) y Ayón (12) --cinco inicial--; Doncic (5), Randolph (19), Carroll (6), Draper (3), Nocioni (3) y Hunter (14).

 

PARCIALES: 18-17, 18-26, 23-14, 18-24.

 

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Jovcic (SRB) y Hordov (CRO). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Basket Hall Kazan, 4.727 espectadores.

El Real Madrid sacó una nueva victoria en su camino triunfal por Europa al superar (77-81) este jueves a domicilio al Unics Kazan, octavo triunfo consecutivo de los de Pablo Laso en la Fase Regular de una Euroliga que lideran en solitario tras 22 jornadas, al ritmo una vez más del joven Luka Doncic.

 

Con dos faltas tempranas de Sergio Llull, Doncic asumió un punto más del protagonismo que ya tiene encandilado al Viejo Continente. El esloveno se encargó de repartir juego (11 asistencias) en un duelo trabado, con los rusos frenando el juego alegre de un Madrid que tuvo que buscar soluciones a la falta de acierto en el triple.

 

Laso las encontró en una plantilla en la que, a pesar de no poder contar con Rudy Fernández y Thompkins, funcionó como un día más en la oficina. Sin tener un día acertado, el Madrid encontró el poderío de Randolph, Hunter y Ayón para hacer bueno un nuevo festival de Doncic. El Unics encajó la quinta derrota seguida y el Madrid defendió una semana más su condición de líder sin pisar el acelerador.

 

La urgencia de Unics quedó clara de inicio, un parcial de 12-0 que eso sí despertó a los blancos. El Madrid se puso las pilas en defensa y aceptó el ritmo que trató de imponer el equipo ruso. Los de Laso no pudieron correr como gustan, pero sí encontraron a Gustavo Ayón y Randolph para sacar petróleo en la pintura (18-17).

 

El mexicano anotó 10 de los 18 puntos del Madrid en un primer cuarto en el que Sergio Llull tuvo que irse al banco pronto con dos faltas. Taylor frenó bien a Langford y el Madrid creció en la guerrilla poco a poco, de la mano de Luka Doncic, en el segundo cuarto. El joven esloveno repartió juego con seis asistencias.

 

Con pocos triples en la primera mitad, el saqueo de la pintura por parte de ambos equipos sonrió a un Madrid más acertado y bien asistido por Doncic. Los de Laso amasaron la máxima del partido cerca del descanso (31-41), pero el tiempo muerto local y la aparición de Colom dio motivos para creer a los locales.

 

El ex de Bilbao, tras un mes lesionado, contribuyó en la buena segunda mitad local, con un Langford más enchufado y Parakhouski colapsando la pintura en el tercer cuarto. Sin esa claridad en zona, el Madrid comenzó a echar de menos los triples, sólo dos en la primera mitad y otros dos en la reanudación de Maciulis y Reyes.

 

Subió el acierto local con un parcial de 13-2 obligando (57-53) a un nuevo golpe del líder ya en el último cuarto. Doncic, con Llull fuera de partido, volvió a tomar la batuta y encontró socios de altura como Hunter y Randolph. El Madrid supo amasar una pequeña renta para encauzar el partido, sentenciado con una entrada a canasta de Doncic, ante la falta de acierto local.