El Madrid se baja 'al barro' para derrotar a Obradovic y asegurar el liderato

El equipo de Pablo Laso derrota al Fenerbahce (61-56) en la penúltima jornada de la fase regular de la Euroliga, en un partido en el que las defensas se impusieron a los ataques.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (16), Taylor (2), Maciulis (7), Randolph (6) y Ayón (6) --cinco inicial--; Rudy Fernández (11), Hunter (2), Doncic (5), Carroll (-), Reyes (3) y Thompkins (3).

 

FENERBAHCE: Dixon (11), Bogdanovic (15), Kalinic (5), Vesely (11) y Udoh (7) --cinco inicial--; Antic (5), Mahmutoglu (2) y Nunnally (-).

 

PARCIALES: 20-16, 29-32, 48-43 y 61-56.

 

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Pukl (SLO) y Balak (ISR). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: WiZink Center, 18.310 espectadores.

​​​​El Real Madrid ganó este viernes al Fenerbahce Ulkerspor (61-56) en el WiZink Center en la penúltima jornada de la fase regular de la Euroliga en un sufrido partido de los blancos, que se llevaron la victoria gracias al buen hacer de Sergio Llull y Rudy Fernández, y aseguran así la primera plaza de la tabla gracias a la derrota del CSKA de Moscú frente al Panathinaikos.

 

Los de Pablo Laso estuvieron por debajo en el segundo y tercer cuarto, pero supieron aprovechar la calidad de Rudy y Sergio Llull, y su buen arranque y mejor final les dieron una victoria que, tras lo sucedido instantes después en Atenas, les convierte matemáticamente en campeón de la primera fase regular de esta nueva Euroliga, a falta de la última jornada en casa ante Anadolu Efes.

 

Los locales tuvieron problemas al inicio para abrir brecha en la defensa rival, y comenzaron espoleados por dos triples de Llull, que terminó el primer cuarto con 8 unidades y logró 16 en todo el encuentro. El número '23' fue el gran artífice de un buen primer parcial de los blancos, que terminaron cuatro arriba (20-16).

 

Sin embargo, la ausencia del de Mahón durante algunos minutos, sumada a una floja actuación de Luka Doncic en el segundo cuarto, hicieron a los locales ceder esa ventaja y verse superados en el juego. Especialmente preocupante fue la falta de acierto de los de Laso, que anotaron solo nueve puntos más antes del descanso. Fenerbahce, guiado por una gran actuación de Bogdanovic (15 puntos) y Dixon (11 unidades), logró ponerse tres puntos por encima.

 

Obradovic, último entrenador que ha ganado la Euroliga con el Real Madrid antes que Laso, construyó un muro defensivo tras el descanso que el Madrid tardó más de dos minutos en romper. El punto de inflexión fueron dos triples de Rudy que, sumados a la buena muñeca de Llull, pusieron al conjunto local de nuevo por delante en el tercer cuarto (48-43).

 

El último parcial confirmó las buenas sensaciones del anterior, y el Madrid llegó a ponerse nueve arriba a tres minutos del final. Pese a la insistencia de los visitantes, que se negaban a dejarse la victoria a riesgo de ceder la cuarta plaza y no clasificarse como cabeza de serie, el Madrid sentenció el choque mostrando una gran solidez defensiva en el tramo final.

 

Así, los blancos aseguran la primera plaza gracias a la derrota de CSKA, segundo clasificado, ante Panathinaikos. Además, favorecen al Baskonia en su pelea por ser cabeza de serie, dejándole abierta la posibilidad lejana eso sí de alcanzar el cuarto puesto en la última jornada.