Cyl dots mini

El Madrid le da un bocado a la liga

 Asensio y Benzema deciden un cómodo triunfo ante el Alavés y descuenta los días para alzarse campeón.

El Real Madrid tan solo necesita ganar dos partidos en las tres jornadas que faltan para proclamarse campeón de Liga después de derrotar este viernes al Deportivo Alavés (2-0) en un envite sin laberintos para el conjunto de Zidane, que tiene el título metido en el bolsillo tras una nueva victoria.

 

Ya van ocho seguidas. El Madrid no termina de ser brillante, pero desprendió una prestación camaleónica para superar cualquier escollo. Este viernes venció al Alavés sin florituras, pero lo hizo con la solidez de un equipo que no echó de menos a Sergio Ramos, ni a Marcelo, ni a Carvajal, ni el propio Gareth Bale, castigado por cuarto partido consecutivo.

 

Zidane recompuso la zaga con Lucas Vázquez como lateral y con Mendy por el costado zurdo. El francés fue el mejor de la primera parte con sus incansables apariciones en el área contraria. Una de ellas, de hecho, supuso el 1-0 después de que fuese derribado claramente por Ximo Navarro. El árbitro no lo dudó y Benzema, ante la ausencia de Ramos, logró su decimoctavo gol en Liga desde los once metros.

 

El guion fue inmejorable para un Madrid que tuvo enfrente a una versión del Alavés mejor de la esperada. Juan Ramón López Muñiz se estrenó como técnico tras la destitución de Asier Garitano, pero su debut llegó en el peor escenario posible y ante el rival con más hambre del campeonato. El título está cerca, el Madrid huele la sangre y quiere cerrarlo por la vía rápida.

 

Con este ritmo, los de Zidane podrían ser campeones el próximo miércoles ante el Villarreal. Para ello deberán ganar antes al Granada fuera de casa y al 'submarino amarillo', dos de los equipos más en forma tras el confinamiento, siempre y cuando el Barça no deje escapar ni un solo punto. En cualquier caso, el camino es cuesta abajo para el 13 veces campeón de Europa que ya acumula cinco jornadas seguidas sin encajar un gol, otra muestra de su músculo defensivo.

 

Y eso que el Alavés comenzó mordiendo con un remate de Joselu que tuvo que sacar Lucas Vázquez con la ayuda del travesaño; y en el ecuador del primer acto, Burke protagonizó una gran jugada que terminó con una excelente parada de Cortouis. El empate hubiese sido el resultado más justo al descanso, aunque la sensación de dominio perteneció a los merengues.

 

La segunda mitad no pudo empezar mejor para el Real Madrid, que encontró el colchón del segundo gol con una acción de Rodrygo, hilvanada con Benzema y culminada por Asensio. La triangulación fue perfecta, pero rozó el fuera de juego y la jugada pasó por la revisión de la tecnología. Tras consultar al VAR, el árbitro decidió conceder el gol al comprobar que Laguardia habilitaba a Benzema.

 

El 2-0 relajó todo el acto final, con el partido controlado, los blancos no sufrieron para mantener el marcador gozando de buenas ocasiones. Modric y Kroos estuvieron cerca de lograr el tercero con sendos disparos desde la frontal del área, pero Roberto hizo méritos bajo palos y justificó la decisión de su titularidad en Valdebebas.

 

En los minutos finales volvió Hazard dos jornadas después y también jugó Vinicius, ambos dieron descanso a los goleadores, pero apenas tuvieron tiempo para estampar su firma en el partido. No hubo tiempo para más en un duelo sin historia y que acerca al Real Madrid -un poco más todavía- al título de Liga. El Alavés, por su parte, tendrá que sufrir con tres puntos de margen sobre la zona de descenso.