El lobo como nunca se ha visto llega a las pantallas de cine

Una imagen de lobos en 'Cantábrico. Los dominios del oso pardo', el documental. Foto: Wanda Films

El documental 'Cantábrico' ofrece imágenes inéditas de los 'grandes' de la fauna en la vertiente cantábrica de Castilla y León. La primera filamación a la luz del día de una manada de lobos cazando, urogallos leoneses, osos... A partir del día 31 de marzo, en los cines.

Aquellos que piensan que el lobo ibérico, una especie controvertida por su difícil convivencia con la ganadería en Castilla y León, es a pesar de todo un espectáculo de la naturaleza están de enhorabuena. El día 31 de marzo se estrena 'Cantábrico. Los dominios del oso pardo' (Wanda Films), un documental espectacular en el que se retrata la fauna cantábrica y en la que aparecen algunas de las especies emblemáticas de la Península Ibérica, muchas, 'vecinas' de tierras castellanas.

 

El documental es el fruto de dos años de trabajo de prestigiosos directores y naturalistas, y se ha filmado entre Cantabria, Asturias y Castilla y León. Se trata de una producción de alta calidad diseñada para exhibirse en grandes pantallas. La naturaleza de estas tres comunidades es la protagonista absoluta. El documental se estructura bajo el patrón de las cuatro estaciones y recorre la cordillera contando las historias que van a protagonizar las especies más características: el oso pardo, el urogallo, el gato montés, el salmón y, entre otros, el lobo ibérico son sus actores principales.

 

El documental, del que ya se pueden ver algunos adelantos, ha logrado captar imágentes inéditas en la historia del cine de naturaleza. Entre otras, una escena muy comentada en la que, a plena luz del día, una manada de lobos acosa a un ciervo hasta darle muerte en un paraje nevado de Asturias. Es la primera vez que se puede filmar la cacería de un grupo de lobos, un comportamiento conocido pero nunca documentado con imágenes.

 

lobo

 

Grabar a ejemplares de lobo es extremadamente complicado. Varias empresas de ocio activo se dedican en Castilla y León a la observación del lobo, con premios incluso en la feria Intur. Por experiencia propia, muchas veces hay que conformarse con sentir el paso de un ejemplar a través de sus huellas o defecaciones. Se trata de un superviviente nato que desconfía por completo del hombre: cualquier rastro u olor lo pone en guardia. En ocasiones se tarda semanas en poder avistar algún ejemplar y, si no se tiene precaucación con la dirección del viento o las pistas que se dejan, sospecha y desaparece.

 

Actualmente, la cornisa cantábrica alberga unas 70 manadas según los autores del documental. En todo el territorio de Castilla y León se han contabilizado 1.600 ejemplares repartidos en unas 180 manadas según el último censo; está expandido por comarcas en las que había desaparecido o era testimonial, y además su presencia es muy alta en provincias como Zamora y León

 

Su director, Joaquín Gutiérrez Acha, tiene ya experiencia con el lobo ibérico. Este naturalista, que ya ha rodado para National Geographic, la BBC o producciones de Canal +, ha dedicado varios de sus documentales al lobo ibérico. En 'Las montañas del lobo' realizó importantes descubrimientos sobre los comportamientos del lobo dentro de sus propias manadas, lo que le llevó 18 meses de trabajo. "Siempre se había tratado de reflejar las cualidades del lobo como gran cazador o en su relación con el hombre, pero no desde el punto de vista que nosotros hemos dado a conocer", aseguró en su día.