El Liceo Francés, donde la "reflexión, experimentación y el espíritu crítico" son sinónimos de educación

Cerca de 400 alumnos se forman en las instalaciones del Liceo Francés de Castilla y León. “Fomentamos que los alumnos entiendan el porqué de lo que están aprendiendo”, dice el proviseur.

Son las nueve menos diez de la mañana. Hay mucho movimiento en el exterior del Liceo Francés de Castilla y León. Los cerca de 400 alumnos acuden al centro, bien en transporte público o acompañado de sus padres. En breve dará comienzo una nueva jornada. “Bonjour”, es el saludo más escuchado entre alumnos y profesores.

 

El ‘proviseur’ del Liceo, Frédéric Barna, explica que “el Liceo Francés de Castilla y León es un centro educativo que ofrece el plan curricular  francés de igual forma que si uno de nuestros alumnos estuviera estudiando en Francia”, al tiempo de señalar que “formamos alumnos desde los dos años hasta su entrada en la Universidad, en las etapas de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato”.

 

Este centro, ubicado en la Avenida Prado Boyal , 28, de Laguna de Duero es uno de los 500 centros que se ubican en 130 países del mundo. Barna invita a Tribuna a darse un paseo por las modernas y cuidadas instalaciones del liceo de Castilla y León y a formar parte como espectadores de las diferentes aulas.

 

“Nuestra metodología se basa en la reflexión, en la experimentación y en el espíritu crítico”. Es fácil entender el método visitando cualquiera de sus aulas. “Fomentamos que los alumnos entiendan el porqué de lo que están aprendiendo”.  Los alumnos se enfrenta a los exámenes y a los títulos nacionales franceses.Aunque van a beneficiarse de la doble titulación. La francesa y el sistema educativo español”.  De esta forma, dice Frédéric Barna, “van a tener una magnífica oportunidad de realizar su carrera en Francia y España, aunque también eligen otros países como Canadá, Bélgica, Suiza y otros países del mundo”, asegura el director.

 

Desde la primera etapa educativa hasta su último año, antes de acudir a la Universidad, los alumnos aprenden en francés. “No es que enseñemos el idioma francés, sino que nuestros alumnos aprenden todas las asignaturas usando el francés como una herramienta más”. No obstante, Barna insiste en la importancia de la enseñanza del inglés.

 

Los proyectos son uno de las claves en la enseñanza curricular en el Liceo. "Facilitan el desarrollo de la autonomía y la toma de palabra en público”, asegura el director. “Algunos alumnos han participado en un proyecto de modelización de Naciones Unidas. Así fueron a Palma de Mallorca en representación de Marruecos como si fueran sus embajadores. Otros alumnos, en Valencia han participado en un proyecto sostenible, con delegaciones de otros países; y a nivel científico hemos presentado un grupo de alumnos a la Feria de Ciencias de la Universidad de Valladolid con un proyecto de robótica, que se ha clasificado para la final de Castilla y León”, concreta Frédéric Barna.

 

Este centro educativo, que llegó a esta Comunidad en 1980, es un centro homologado por el Ministerio español de Educación y por el Ministerio Frances de l’Éducation Nationale.