El Leganés desciende con honor ante el campeón

El cuadro pepinero roza la épica (2-2) en Butarque ante el Real Madrid

El CD Leganés perdió la categoría este domingo en la última jornada de LaLiga Santander 2019/20, la cual le obligó a jugarse la permanencia ante el campeón, un Real Madrid que por momentos impuso su calidad, pero que terminó arrinconado por la entrega pepinera.

 

Las cuentas del milagro de Javier Aguirre fallaron por segundos o centímetros, los que pudieron cambiar el 2-2 final, en las muchas llegadas locales. Los del Sur de la capital se volcaron, con dos ocasiones muy claras de Avilés, e incluso pidieron un penalti por mano de Jovic que el VAR no pidió revisar al colegiado.

 

El Leganés, que logró su histórico primer ascenso a la élite en junio de 2016, estaba obligado a ganar y que el RC Celta no ganara al Espanyol en Barcelona. El cuadro gallego falló (0-0) pero el deber propio se antojaba ya de un nivel muy complicado de sacar en el 'Lega'. La fe hasta el final hizo que Assalé empatara a 10 minutos del final y que se rozara el milagro en Butarque.

 

El trabajo del equipo blanquiazul no bastó ante un Madrid que penalizó cada descuido del rival. A los cinco minutos avisó Valverde, con un disparo duro, y en el 10', una falta puesta por Isco encontró solo a Sergio Ramos, letal más que nunca, con su duodécimo gol en liga, el sexto desde la reanudación.

 

El 'Lega' se había ganado el derecho a tener la opción de la épica, para salvar una temporada mala pero con un final más que digno. Lo batalló el equipo pepinero ante un Real Madrid campeón, lleno de figuras, no tan usadas por Zidane y por tanto frescos.

 

Valverde, Asensio e Isco formaron en un once muy ofensivo del flamante campeón de Liga. Las opciones de un Leganés con un grave problema de gol salieron de una urgencia pura y dura. Recio y Ruibal empujaron a los locales y las llegadas pasaban por el desborde de Bryan Gil junto a Silva por la banda izquierda. El jugador cedido por el Sevilla logró el empate antes del descanso (1-1).

 

En ese momento mismo momento marcaba Embarba contra el Celta, pero poco después venía la ampliación de la noticia de que el VAR lo había anulado. Seguía siendo buen resultado ese empate para el Lega, siempre que los de Aguirre ganaran al campeón. Por ello, el técnico mexicano tiró de Óscar, el mejor jugador del equipo, pero fuera de los últimos partidos en medio de rumores de su salida.

 

A SEGUNDA POR MUY POCO

 

Al jugador cedido por el Madrid no le dio tiempo a tocar el balón cuando el Leganés regaló una mala salida que Isco convirtió en pase de gol a Asensio (1-2). De nuevo el castigo del campeón, a un equipo que ya le quedaba apenas unas gotas de vida por exprimir. Esas fueron las de Óscar, disparos que atajó Areola, como otro de Assalé.

 

Zidane terminó dando media hora a menos habituales, menos peligro real para un Leganés que seguía dependiendo de sí mismo, con el Celta incapaz de ganar en Cornellá. Avilés fue la última carta de Aguirre y el canterano las tuvo a placer. Óscar, llamado a ser héroe de este equipo, también perdonó la última ya en el 96, en un contra local de seis contra tres. Con honores se marcha el Lega de Primera.