Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El juzgado embarga a la Cámara de Comercio los muebles del despacho del presidente

Crespo se queda sin mobiliario en la Cámara, embargado por orden del juzgado en pago de una deuda que el presidente y su secretario general no quisieron atender.

Una deuda ha dejado a Benjamín Crespo sin muebles en el despacho que ocupa como presidente de la Cámara de Comercio de Salamanca. Una mesa, sillones, los sofás en los que departe con su equipo (que ha sido incapaz de impedir el embargo) figuran señalados para responder del impago de una deuda por parte del máximo responsable de la actual directiva de la institución cameral. Una situación que retrata el punto al que ha llegado la Cámara, sustentada con los fondos que le inyecta el Ayuntamiento a través de discutibles convenios, sin rastro de actividad y preocupada y ocupada sólo en el pago de los elevados sueldos que se pusieron cargos impuestos por Crespo, como el 'supersecretario' Emilio Checa.

 

Los hechos se produjeron el pasado día 5 de noviembre, tal y como ha podido confirmar TRIBUNA. Ese día a las 9.50 estaba señalada por el Juzgado de Primera Instancia de Salamanca la ejecución de un embargo contra la Cámara de Comercio por el impago de una deuda. Se trata de una pequeña cantidad resultante de un proceso en el que se le reclamaban cantidades impagadas por la prestación de servicios, que el presidente Crespo decidió no pagar y que terminó en un pleito que la Cámara ha perdido.

 

A la hora fijada, se presentaron en el edificio de la plaza de Sexmeros los representantes legales de la entidad que embarga. Como figura en la diligencia de embargo, encontraron en la sede a una empleada que fue la que recibió la notificación. El presidente no dio la cara y tampoco el secretario general tuvo el valor de recogerla, a pesar de que la entrega tenía fecha y hora desde días atrás. A las 10.10 ya se había notificado. Para satisfacer las cantidades adeudadas, se ha procedido a embargar todo el mobiliario del despacho del presidente cameral.

 

Expresidentes de la Cámara, sentados en los sillones embargados.

 

En concreto, y según reza en la diligencia de notificación y embargo, se han embargado una mesa de despacho de madera, tres sillones de madera y cuero a juego con la mesa de despacho, mueble vitrina con cristales de 4x3, mueble librería de tres cuerpos, dos sofás de cuero, dos mesas de centro (una, ovalada) y un tríptico de madera representación de un Nacimiento.

 

El embargo ha sido la manera de que la Cámara atienda el pago de las cantidades a las que ha sido obligada por sentencia judicial tras perder el pleito por no pagar los servicios que contrataba, y que estaban entre los escasos que ya presta. En esta nueva etapa, que a punto está de cumplir tres años, el presidente Crespo ha vaciado de servicios la Cámara, a la que muchos empresarios salmantinos han dado por olvidada. Su nueva directiva se limita a aprovechar la imagen de representatividad que da la institución cameral, que carece casi por completo de personal efectivo, actividad y programas. Y vive de las instituciones de las que es dependiente y a las que rinde pleitesía, mientras se deja manejar por un medio de comunicación de la ciudad.

 

 

El sueldo del 'supersecretario' sí se paga

 

La Cámara de Crespo sí paga, por contra, el generoso sueldo que puso al secretario Emilio Checa, que no ha podido impedir el vergonzoso embargo. Nombrado hace algo más de un año, meterle con un puesto a sueldo fue uno de los objetivos más claros del nuevo presidente, y lo logró tras maniobrar aprovechando la baja del antiguo secretario. A Checa se le puso un sueldo cercano a los 45.000 euros/año, cantidad que suma a las retribuciones que el 'supersecretario' percibe por la multiplicidad de cargos que ostenta; sus múltiples sueldos (Cámara, Aesco, patronal regional de comercio) le convertirían en uno de los directivos mejor pagados de Castilla y León. Baste decir que el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, cobra unos 70.000 euros brutos al año, y que Checa percibe emolumentos muy superiores sólo sumando Cámara y Aesco.

 

La Cámara paga este sueldo con las aportaciones que recibe del Ayuntamiento de Salamanca, que inyecta fondos municipales en la institución cameral a través de un convenio que se usa, fundamentalmente, para pagar retribuciones. Pasa lo mismo con la patronal del comercio Aesco, de la que Checa es también secretario, y que usa una subvención municipal para pagar salarios. Dos sueldos que, en buena parte, se pagan con fondos municipales (públicos, por tanto), sin que exista ningún tipo de límite, algo que las instituciones que abonan estas subvenciones quizás deberían cuidar y, llegado el caso, inspeccionar y regular para evitar posibles irregularidades o incompatibilidades.