El juez llama a declarar a Alfredo Blanco y a la secretaria de De la Riva por la 'comfort letter'

El concejal del PP, quien fue responsable del área de Hacienda en el Ayuntamiento de Valladolid durante las últimas dos legislaturas, es citado de oficio en calidad de investigado.

El juzgado provincial ha actuado de oficio para citar a declarar a dos personas cercanas al ex alcalde Francisco Javier León de la Riva en relación al asunto de la 'comfort letter'. En calidad de investigado (la actual denominación para los imputados) está llamado Alfredo Blanco, quien fue responsable del área de Hacienda en las dos últimas legislaturas, entre 2007 y 2015, cuando el Partido Popular regía el Ayuntamiento de Valladolid.

 

La otra persona citada a declarar es la secretaria de De la Riva, ella en calidad de testigo.

 

De esta forma el caso sigue su curso, días después de que el propio Francisco Javier León declarase como investigado en juzgado número cuatro de Valladolid, donde estuvo en torno a 50 minutos en compañía de su abogado para dar sus explicaciones al juez sobre la 'comfort letter' que sirvió de garantía para solicitar un préstamo bancario para la Sociedad Alta Velocidad que obliga al Consistorio a hacer frente al pago de 100 millones de euros.

 

Precisamente el propio Blanco fue requerido en el pleno municipal de septiembre para dar explicaciones. El equipo de Gobierno le instó a dar respuestas "antes de que se lo exigiera un juez", palabras que el edil del PP consideró "ofensivas y desproporcionadas". En ese mismo pleno el Ayuntamiento aprobó declarar nula la 'comfort letter'.

 

La 'comfort letter' y la figura del investigado

 

Según explica en su blog el profesor de la Universidad Rey Juan Carlos Luis Cazorla, una 'comfort letter', también llamada 'carta de patrocinio' es "una garantía persona, atípica y de contenido muy heterogéneo [...] que se usa dentro del ámbito de la financiación en grupos de sociedades". Es por tanto una forma legal de asegurar un negocio que consiste en que una persona (en este caso De la Riva) patrocina a una sociedad para cerrar un acuerdo con la entidad destinataria de la carta (quien concede el crético). En el caso de Valladolid, De la Riva firmó la carta para dar garantías de devolución de un préstamo de 404 millones de euros solicitado por la Sociedad Alta Velocidad a diferentes entidades financieras.

 

Existen diferentes niveles dentro de las 'cartas de patrocinio', desde las débiles, que son simples recomendaciones, hasta las fuertes que implican una obligación de pago.

 

En cuanto a la figura del investigado, según la última reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal llevada a cabo en 2015 significa que sobre esa persona recae una sospecha de haber cometido un delito y por ello se la investiga, pero sin que se la acuse formalmente.