El juego de Villalbarba para hacer más ameno el confinamiento

Juego de casillas de Villalbarba "Presumes de Trapero, demuéstralo..."

Desde la provincia de Valladolid muchos pueblos combaten la cuarentena mediante creativas iniciativas para pasar un buen rato y alejarse de las preocupantes noticias, como la localidad de Villalbarba.

El periodo de confinamiento se hace largo y aburrido para todos. Pero también sirve para medir el grado de creatividad de cada uno y saber entretenerse en el día a día. Y de esta manera tan original lo ha hecho el humilde municipio de Villalbarba.

 

“Presumes de Trapero, demuéstralo…”, así comienza el juego de casillas que organizó Henar, la concejala de Festejos de Villalbarba. Exactamente veinticinco bloques para señalar si alguna vez “te has bañado en el Marrrundiel”, “has ido a comer la paella con un poco de resaca” o "has sido monaguillo de Manolo", entre muchas otras actividades.

 

Carlos Martínez, el alcalde de Villalbarba, admite que las noticias desde que empezamos el confinamiento han sido de “cierta preocupación y contingencia”, y por ello, tras la divertida idea de Henar, decidieron llevar a cabo esta iniciativa para devolver a la memoria de la gente los buenos momentos pasados en el pueblo.

 

Dentro de no mucho, esperamos recrear otra vez estos momentos, o volver a tener experiencias divertidas con los amigos de toda la vida”, anhela Carlos. El alcalde afirma que un montón de gente ha participado por las redes sociales y por Whatsapp desde que publicaron el juego.

 

También existe premio, por supuesto. Para todo aquel que haya tenido al menos veinte de las veinticinco experiencias. Una foto titulada “Villalbarba te llevo en el corazón” y, cuando se pueda, Carlos asegura que “les daremos una pegatina del pueblo para poner en el coche o donde quieran”.

 

Tanto Carlos como todo el equipo del Ayuntamiento de Villalbarba querían recordar a su pueblo una mejor vía de sobrellevar el confinamiento y generar aún más ganas de volver a vivir estas experiencias cuando el virus lo permita. Según Carlos, la gente está encantada: “me comentan que qué bonito recordar todo eso y qué ganas de recrear algunas, ya que hay otras que, de mayores, no tanto, pero hace ilusión”. La gente comienza a valorar lo verdaderamente importante.

 

Esta idea de unir las experiencias mediante un juego de casillas ha llegado a otros pueblos de la provincia de Valladolid, como por ejemplo el “Yo nunca versión Pedrajas” o el “No eres de Íscar sino…”.