El joven que rompió una botella en la cara de otro chico le indemnizará con 10.000 euros pero no irá a prisión

A su favor ha pesado que cuenta con un bajo cociente intelectual y tendencias infantiles que se agravaron con el consumo de alcohol, según consta en la sentencia. 

El joven acusado de romper una botella de cristal en la cara de un chico que le increpó porque se estaba metiendo con una amiga suya, en Oviedo, ha reconocido los hechos que se le atribuyen y ha añadido que esa noche había consumido alcohol desde la una hasta las 6 de la mañana. El chico ha aceptado una pena de dos años e cárcel y el pago de una indemnización de 10.000 a la víctima.

 

La defensa del joven ha solicitado la suspensión de la condena, a lo que no se ha opuesto ninguna de las partes, siempre y cuando el condenado haga frente al pago de la responsabilidad civil en la forma y manera acordada por las partes que pasa por un pago de 350 euros al mes hasta el completo pago de los 10.000 euros más intereses. Además el condenado no podrá cometer delito alguno en un periodo de tres años, en caso contrario entraría en prisión.

 

La Fiscalía, que pedía inicialmente una pena de cuatro años de cárcel y 6.000 euros de indemnización, ha modificado sus conclusiones entendiendo que el condenado carece de antecedentes y además cuenta con un bajo cociente intelectual y un alto grado de discapacidad. Además ha añadido fiscalía, que el joven presenta un comportamiento infantil, con tendencia a actuar de manera impulsiva y limitación de razonamiento.

 

Se recoge además que el día de los hechos el chico había ingerido bebidas alcohólicas lo que agravó la citada tendencia. Por ello solicitó para el joven una pena de dos años de cárcel y 6.000 euros de indemnización a la víctima.

 

Por su parte desde la acusación particular, que inicialmente elevaba la pena solicitada a 6 años de cárcel y 20.000 euros de indemnización, también ha modificado sus peticiones solicitando dos años de prisión y 10.000 euros de responsabilidad civil.

 

Los hechos se remontan al 5 de mayo de este año, cuando, según recoge el Ministerio Fiscal, el agredido se encontraba de madrugada junto a una amiga y su hermano en la calle Ildefonso Martínez de Oviedo. En ese momento el encausado, de 19 años, sin motivo aparente, se dirigió a la mujer, a quien insultó con palabras como "guarra, puta, cerda", por lo que medió su hermano sujetándolo.

 

El joven consiguió zafarse y fue nuevamente hacia la chica, momento en el que el agredido se interpuso para pedir al ahora condenado que dejara en paz a su amiga. Entonces el chico cogió una botella de cristal y se la lanzó dándole en la cara.

 

A consecuencia de los hechos, la víctima fue asistida en los servicios de urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias.