El Instituto de Estudios Europeos, referencia en Valladolid para poner en valor la importancia del europeísmo

UVA

Guillermo Pérez Sánchez es el actual director de esta institución que cuenta con reconocimiento internacional. En ella se ensalzan los valores de la Unión Europea de paz, bienestar socioeconómico y buen gobierno democrático: "Como dijo Monet, si no existiera habría que inventarla".

La Unión Europea está de actualidad. La gestión de la crisis migratoria en el Mediterráneo, el Brexit, el auge de partidos eurofóbicos principalmente en Europa central, y las políticas de austeridad impulsadas desde Alemania hacia estados del sur como España y Grecia han puesto en el foco informativo a las instituciones comunitarias que coordinan las políticas de los 28 países que actualmente forman parte de la Unión. Lo que no se conoce tan bien es que en Valladolid existe uno de los grandes institutos a nivel nacional, con reconocimiento internacional, dedicados al campo de la investigación del europeismo.

 

El profesor Guillermo Pérez Sánchez es, desde noviembre, el director del Instituto de Estudios Europeos (IEE) de la Universidad de Valladolid. Él es profesor de Historia en la facultad de Filosofía y Letras, y coordina un equipo multidisciplinar que abarca juristas, economistas, sociólogos, historiadores,  y geógrafos, entre otros, para, en sus palabras "contribuir al mejor conocimiento científico de los procesos de integración y unificación en el viejo continente".

 

Entre las actividades del Instituto se encuentran el apoyo a la investigación y a publicaciones científicas -el IEE tiene su propia publicación además-, también "impartir cursos" y "la formación permanente de graduados y posgraduados, el intercambio de expertos con otros países, el asesoramiento a personas y entidades interesadas, y la realización de otras actividades de estudio y difusión en el ámbito europeísta" describe Pérez Sánchez, quien pone en valor el papel de "la UVa y de Castilla y León" en este ámbito.

 

LA EUROPA ¿DE LOS 30?

 

Según defiende el director del IEE, la importancia de avanzar hacia la integración europea reside en tres principales "ideas fuerzas". La primera es la del mantenimiento de la paz, "después de la II Guerra Mundial Europa no ha vivido un periodo de paz tan amplio como en el que estamos ahora, y para ello el ideal europeísta ha sido trascendente". Como consecuencia de ello, la segunda, "consolidar el buen desarrollo socioeconómico", y al mismo tiempo, "consolidar el buen gobierno democrático, también en la  antigua europa sovietizada".

 

Precisamente las repúblicas fragmentadas tras la disolución de otro país que tuvo gran peso hasta los años 90, Yugoslavia, son los siguientes estados que podrían engrosar una Unión Europea que actualmente cuenta con 28 miembros pero que perderá a uno, Reino Unido, a partir de 2019 a consecuencia del 'Brexit'. "De las seis repúblicas de ex Yugoslavia solo hay dos en la UE, Eslovenia y Croacia (la última en incorporarse, en 2013). Ese proceso hay que terminarlo de colmatar -Serbia, Bosnia, Macedonia y Montegro, además de Kosovo (reconocido por la mayoría de países de la ONU), completan el mapa en esa zona concreta de los Balcanes-. Sería interesante que Noruega pueda entrar, a punto ha estado de hacerlo dos veces, su gobierno es más europeísta que sus ciudadanos. Y luego hay un país atípico, que es Turquía, que exigiría una charla exclusiva sobre ella. Aunque desde 2005 las cosas han ido para atrás como el cangrejo".

 

LA GESTIÓN EUROPEA DE LA CRISIS DE LOS MIGRANTES

 

Las recientes crisis en el seno europeo han levantado voces críticas con la Unión. Más allá "del terrible error de dejarle el protagonismo a los populismos de la extrema derecha eurofóbica" en Reino Unido, partidos que piden en sus respectivos países abandonar la comunidad común pero que solo han triunfado, por el momento, con el Brexit, especialmente decepcionada se ha sentido una buena parte de la población en referencia a la respuesta comunitaria ante la crisis de los refugiados.

 

Desde 2014 y hasta mediados del año 2017 la Organización Internacional de las Migraciones calcula que en el Mediterráneo han fallecido más de 14.000 personas migrantes. La UE -Premio Nobel de la Paz en 2012- ha sido duramente criticada por ONGs que trabajan en el mar, como Proactiva Open Arms en tuits como este, o Médicos Sin Fronteras (por ejemplo, en esta entrevista para TRIBUNA). El profesor Pérez Sánchez considera que "la UE no tenía herramientas pensadas para la situación que se generó, de repente un millón de personas llega a las fronteras del viejo continente porque Turquía no actúa como debería haber actuado, que además se aprovecha de que en el verano de 2015 Grecia está sin gobierno, y Alemania da la voz de que todos pueden llegar y serán bien acogidos". "Aquí casi todo el mundo lo ha hecho mal. la UE no tiene política migratoria común, es algo pendiente en lo que se está trabajando", repasa el director del IEE.

 

"Hay que conjugar varias cuestiones. Nadie puede poner en tela de juicio la acción humanitaria de la UE. Pero la legislación no estaba a la altura de las circunstancias, y está la asignatura pendiente de combinar seguridad con la ayuda al desarrollo. Las fronteras europeas tienen que ser seguras, y no lo han sido. A las mafias se les ha hecho muchas veces el juego, y la llamada de Alemania ha encendido las alarmas en pequeños países centroeuropeos al considerar que los migrantes procedentes de oriente próximo y medio podrían ser nefastos para la convivencia" analiza Guillermo Pérez.

 

LOS RETOS DE LA UNIÓN EUROPEA: QUE LOS CIUDADANOS LA SIENTAN CERCA

 

El director del Instituto de Estudios Europeos también entró a valorar las encrucijadas y los retos a los que se enfrenta actualmente la Unión Europea. "Se suelen dar cuatro opciones: no salir de la crisis económica en la que estábamos donde la UE perdería uno de sus referentes, el servir de impulso económico; otra, que el Brexit sería el impulso que lleve a la desintegración; también se planteó la idea de la Europa a dos velocidades, con el mando de Alemania, algo que ahora se podría poner en cuestión; y siempre está el escenario utópico de la Unión Federal de Europa" apunta.

 

Ante ello, Guillermo Pérez ve varios retos que debe afrontar la UE. "El buen funcionamiento de la unión económica y monetaria, y avanzar hacia una unión fiscal" apunta, junto con "la seguridad después de la implosión del terrorismo yihadista salafista, la crisis migratoria, y el aspecto capital de cómo se vaya a cerrar el Brexit: hemos visto que no tiene efecto llamada, parece que las negociaciones se están haciendo bien y a la postre parece que va a ser una calamidad para el Reino Unido".

 

Por último, el acercar la Unión Europea a los ciudadanos parece también una asigntura pendiente. En las elecciones para el Parlamento Europeo de 2014, en España la participación fue del 46% (en las Generales de junio de 2016, para el Congreso, la participació fue dl 70% según cifras oficiales), lo que muestra cierta lejanía. ¿Qué pueden hacer las instituciones europeas y nacionales para acercar al ciudadano a la idea de una Europa unida? "Es una pregunta que también deben responder los medios de comunicación, que tienen que hacer llegar el mensaje pero solo se hacen eco de las malas noticias. Las universidades también tenemos que acercar estas cuestiones, con una responsabilidad enorme como la que tiene el IEE. Y también las autoridades, pero tampoco en el ámbito municipal, ni diputaciones, ni regional, se hace hincapié en estas cuestiones. Hace falta mayor colaboración y poder llegar al ciudadano para que este conozca qué es lo que piensan los investigadores para llegar a la conclusión de que si la Unión Europea no existiera, habría que inventarla, aunque solo fuese por este periodo de paz", concluye el profesor Guillermo Pérez Sánchez.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: