Cyl dots mini

El informe forense sobre el estado mental de la madre de Sara concluye que puede ser imputable penalmente

Los forenses coinciden también en que los parámetros psicológicos de la encausada, a la que examinaron el pasado día 14 de marzo, "pertenecen a lo que convencionalmente se llama normalidad mental".

El informe forense realizado sobre el estado mental de Davinia M.G, madre de la niña de 4 años muerta el día 3 de agosto de 2017 víctima, presuntamente, de malos tratos y agresión sexual de los que vienen siendo acusados tanto ella como su novio, Roberto H.H, la considera totalmente imputable desde el punto de vista penal.

 

El análisis realizado por dos forenses de los juzgados de Valladolid, al que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, establece que la progenitora de la pequeña Sara, presa en el penal militar de Soto de Real (Madrid), no presenta patología mental alguna ni alteración en sus capacidades intelectivas, cognitivas ni volitivas, "siendo por lo tanto imputable desde el punto de vista médico-psiquiátrico-forense".

 

Los forenses coinciden también en que los parámetros psicológicos de la encausada, a la que examinaron el pasado día 14 de marzo, "pertenecen a lo que convencionalmente se llama normalidad mental".

 

La pericial realizada, a petición del Ministerio Fiscal, fue admitida por la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid, aunque falta practicar sobre ella otro informe psicológico que han de realizar los también forenses de los juzgados, pruebas a las que se suman, entre otras, un informe psicológico y de perfil de personalidad sobre Roberto H.H. solicitado por su defensor y otro de la Clínica Médico Forense para que, en la medida de lo posible, concrete el periodo temporal en el que pudieron producirse las lesiones en la niña y su cronología previa al fallecimiento.

 

A finales de febrero, la instructora dictó auto acordando la continuación del presente procedimiento para juicio ante el tribunal del jurado contra ambos investigados al existir indicios suficientes de criminalidad en los dos casos.

 

La resolución de la juez se produjo después de que la semana anterior se celebrara una comparecencia, conforme a la ley del jurado, en la que el fiscal y la acusación particular acordaron imputar a Roberto delitos de asesinato, agresión sexual a menor de 13 años y malos tratos, mientras que en el caso de su novia y madre de la víctima la implican en los hechos por dejación del deber de protección, lo que sería una comisión por omisión.

 

Las acusaciones populares, por su parte, coinciden en la calificación pero en el caso de la madre van más allá, ya que, sin descartar la dejación, no excluyen la posibilidad de que Davinia M.G. haya podido participar directamente en todos o alguno de los delitos imputados a su pareja.

 

Una de las principales pruebas contra Roberto estriba en el hallazgo de restos suyos de ADN bajo las uñas de la pequeña, lo que evidenciaría, según las acusaciones, que Sara trató de defenderse el día 2 de agosto del pasado año en el que supuestamente fue agredida por el procesado en el domicilio que compartía con la madre biológica de la niña y otra hermana mayor de ésta, de 12 años.

 

La pequeña ingresó ese día en el Clínico Universitario y falleció al día siguiente como consecuencia de las gravísimas lesiones que presentaba en todo el cuerpo -sufrió agresión sexual- y un politraumatismo con parada cardiorrespiratoria y muerte encefálica.