El imaginario colectivo

El Patio Herreriano es un lugar de conocimiento donde se requiere la participación del espectador. La mayoría de los cuadros de Juan Genovés formalizan una alianza entre el arte, la sociedad y en este caso la verdad. Cuando la verdad no tiene valor las personas se quedan sin atributos.

Sostiene la filósofa Victoria Camps, que el poder desgasta la virtud y por eso es precisa una vigilancia de la ciudadanía. En la intensidad del silencio, la muestra que da título a la obra de Juan Genovés, es la incertidumbre, la duda, el acto de poner los asuntos al día, la propuesta principal; el interrogante, como única forma de alcanzar el fin de la compresión y su significado. De estos asuntos habla Foucault en su imprescindible libro Vigilar y castigar, tan oportuno para releer después de visitar esta exposición.

 

Juan Genovés nos brinda un amplio registro de experiencias humanas que conducen hacía la incertidumbre. Tener por única certeza la sabiduría de la incertidumbre, escribía Milan Kundera y que estoy seguro suscribiría Genovés. La incertidumbre y la emoción. Visitando la exposición es posible vivir una experiencia emocional verdadera, porque sabes que los cuadros han sido realizados de una forma honesta. El espectador tiene la posibilidad de reconocer diferentes épocas e identificar parte de sí mismo que tenía olvidadas pero que ahora con el paso de tiempo el arte le permite mirarlo todo desde otra perspectiva. Desde la perspectiva del movimiento.

 

Los cuadros de Genovés no son otra cosa que una superficie pintada de colores lleno de simbolismos. Sitúa al espectador, si se me permite decirlo, en una posición de demócrata: solo se necesita saber que allí hay un pintor, un artista verdadero. Se tiene la sensación de presenciar un sinfonía de Beethoven; una obra de arte que propone a la claras que hay una mayoría de población que no está dispuesta a creer todo lo que confirma su prejuicios.

 

El visitante encontrará pequeñas joyas como La familia y Peatones de 1981 que da la casualidad que empatizan de una manera que se agradece. Porque no es necesario cuando se visita una exposición ejercer de crítico, hay que buscar la empatía cosa que, ciertamente rara vez se consigue.

 

Patio Herreriano. Juan Genovés. La intensidad del silencio. Salas, 3,4 y 5. Hasta el 23 de septiembre 2018.

Noticias relacionadas