Cyl dots mini

El Hotel Roma se convierte en el ‘Arca de Noé’ de Valladolid

Hotel Roma, en la Calle Héroes de Alcántara. JUAN POSTIGO

El establecimiento hotelero comienza a acoger los primeros pacientes infectados por coronavirus y permanece cerrado al público.

Desde el comienzo de la pandemia del coronavirus las diferentes autoridades sanitarias  han estado estudiando diferentes maneras con las que poder controlar a aquellas personas asintomáticas con coronavirus, que pudieran necesitar realizar el aislamiento fuera de su domicilio habitual para evitar la propagación de la pandemia.

 

Para esto se elaboró una lista con posibles infraestructuras públicas y privadas que pudieran servir para este fin bajo el sobrenombre de ‘Arcas de Noé’.  Una de estas es el Hotel Roma de Valladolid, situado en pleno centro de la ciudad (Calle Héroes de la Alcántara) y que ya ha comenzado a acoger a los primeros pacientes de coronavirus en sus instalaciones.

 

El hotel cuenta con 30 habitaciones disponibles para facilitar el cumplimiento de cuarentenas de las 35 que tiene normalmente en uso. Una de ellas, por el momento, ya está ocupada por un paciente que durante los diez próximos días, como mínimo, permanecerá aislado allí con el correspondiente control sanitario para asegurarse de su evolución. Mientras tanto, el personal del hotel se encarga de suministrarle tres comidas diarias y de limpiar e higienizar su habitación para garantizar una estancia segura.

 

Cabe recordar que los únicos que pueden acceder a este servicio son aquellos pacientes que sean positivo asintomáticos o con sintomatología leve y que ninguna persona puede presentarse por su cuenta en el hotel y pedir habitación, ya que tiene que ser derivado por personal sanitario.

 

A los internos se les dota de un kit de higiene y desinfección personal. La comida no la elabora el servicio del hotel, sino tal y como aseguran desde la administración esta es encargada a una empresa de catering externa, que se encarga de cumplir con todos los protocolos, y luego es distribuida por los trabajadores del hotel, que cumplen con un exigente protocolo de limpieza y seguridad para evitar la propagación del virus, por ello ninguno de los afectados tiene permitido en ningún momento salir de su habitación.

 

Tras el ingreso del primer paciente, se espera que lleguen a las instalaciones más afectados durante los próximas semanas, siguiendo las máximas medidas de seguridad para evitar contagios.