El Hospital Río Hortega incorpora cistoscopios que permiten retirar los catéteres ureterales sin dolor ni sedación

Hospital Río Hortega de Valladolid. ARCHIVO

Los cistoscopios portan una pantalla portátil que permite retirar los catéteres en la consulta o en la cama del paciente.

Los pacientes con litiasis --piedras-- del Hospital Río Hortega de Valladolid disponen de cistoscopios que permitirán retirar los catéteres ureterales, que se les colocaban para combatir las piedras en el riñón o en las vías urinarias, "sin dolor ni sedación".

 

Así, el campo de la Endourología del centro hospitalario cuenta con cistoscopios flexibles de un solo uso que permiten retirar los catéteres ureterales 'Doble J' "sin dolor" y en un tiempo aproximado de un minuto, como ha incidido el urólogo del hospital Marcos Cepeda en un comunicado recogido por Europa Press.

 

Estos nuevos cistoscopios portan una pantalla portátil que permite retirar los catéteres en la consulta o en la cama del paciente, lo que facilitará la comodidad de los que se encuentran encamados o tienen escasa movilidad, y ofrecerá una "gran versatilidad" en la gestión de la lista de espera.

 

Además, al ser un material de un solo uso, no precisa proceso de esterilización ni limpieza y disminuye las posibilidades de infección, así como traumatiza menos la uretra por su flexibilidad y calibre reducido, y disminuye la molestia posterior al procedimiento.

 

De este modo, estos avances van en consonancia con una de las prioridades del Servicio de Urología del Hospital Río Hortega, la "mejora continua" en la atención sanitaria para poder ofertar a sus pacientes una Urología "de excelencia", como ha subrayado Cepeda.