Cyl dots mini

El Hospital Recoletas Campo Grande recibe elogios por su esfuerzo para mantenerse como un centro "limpio"

El montaje del hospital en el centro Recoletas Campo Grande. JUAN POSTIGO

El centro, a disposición de la Junta, aunque por el momento no ha sido necesario "colaborar" con la Sanidad pública en la segunda ola.

El Hospital Campo Grande de Valladolid ha destacado este miércoles el "esfuerzo" que lleva a cabo con su 'Plan de Securización', que incluye la ampliación del espacio sanitario en 1.500 metros cuadrados con la instalación de estructuras modulares, con el objetivo de mantenerse como un centro hospitalario "limpio" y mantener la atención sanitaria habitual durante la segunda ola de la pandemia del coronavirus.

 

Así lo han explicado sus responsables, el presidente del Grupo Recoletas, Amando Rodríguez, y la gerente del Hospital privado vallisoletano, Belén Gallego, quienes han acompañado al alcalde de la ciudad, Óscar Puente, en su visita al centro para conocer el proyecto de ampliación que se ha iniciado esta semana.

 

El Hospital, situado muy cerca del centro de Valladolid junto al Campo Grande, va a instalar en estos días en un patio interior un total de 48 modulares autoportantes, con una estructura similar a la de las casetas de obras pero que se pueden equipar para funcionar como habitaciones, consultas o espacio para el personal. Se contempla una inversión de 2,4 millones de euros que permitirá ampliar la superficie del centro en 1.500 metros cuadrados.

 

El proyecto forma parte del 'Plan de Securización' iniciado hace unos meses con el objetivo de realizar "un esfuerzo" para mantenerse como un centro "libre" de Covid-19 y llevar a cabo la atención de cuestiones sanitarias habituales al margen de las derivadas del coronavirus.

 

El presidente del grupo hospitalario ha destacado que su servicio de sanidad privada en Valladolid y otras ciudades de Castilla y León ayuda a que la sociedad pueda estar atendida "como se merece" y por eso llevan a cabo esta inversión "en tiempo récord" para mejorar ese servicio y dar "más seguridad a los profesionales".

 

El alcalde de la ciudad ha querido con su visita "poner el foco en los empresarios que invierten para mejorar esta tierra", con una aportación como la de Grupo Recoletas que considera que tiene que "animar" a la sociedad. Además, ha incidido en que con el proyecto se apuesta pro la innovación, ya que la ampliación que se lleva a cabo con módulos autoportantes reduce el consumo de materias primas, de agua o de energía.

 

PERMISO MUNICIPAL

 

De hecho, la Junta de Gobierno ha autorizado en su reunión de este miércoles la concesión de modificación no sustancial de licencias ambiental y de obras para esta implantación de unidades modulares.

 

El Hospital atiende actualmente las necesidades habituales de sus usuarios, pero como han recordado Rodríguez y Belén Gallego, en la primera ola de la pandemia, durante los meses de marzo, abril y mayo, el Campo Grande realizó operaciones de cuestiones "graves y urgentes" derivadas de los hospitales del Sistema Público, que tenían sus servicios "contaminados" por el Covid-19.

 

Gallego ha recalcado que en ese momento se pusieron a disposición de la Sanidad pública "todos los medios humanos y materiales", porque entendían que "había que aunar esfuerzos y sumar para afrontar la pandemia", pero en el momento actual ha señalado que la Junta de Castilla y León aún no ha planteado esa colaboración. "No sería descartable que se pudiera necesitar. Vamos a estar ahí y seguiremos estando", ha recalcado la gerente del Hospital.

 

El presidente del Grupo Recoletas ha recordado que se han realizado otras inversiones tanto en este hospital como en otros centros, como en el caso del Campo Grande, la duplicación de las salas de espera, la adquisición de sistemas de purificación de aire, o la inversión en tecnología para consultas online.

 

En definitiva, se trata de trabajar para que los pacientes "que necesitan de otras asistencia" puedan seguir recibiéndolas y sepan que pueden acudir al hospital cuando estén enfermos porque es "un lugar seguro", en el que se han adecuado las instalaciones con el compromiso de mantenerse "limpios" y que el personal también tenga seguridad en su trabajo.

 

"Da tristeza los bares, los restaurantes o el turismo, pero más tristeza me da las personas que no han podido ir al médico en la primera ola de la pandemia durante 80 días", ha reflexionado Rodríguez.

Noticias relacionadas