El Hospital Clínico aborda más trastornos psiquiátricos y más graves entre adolescentes tras la pandemia
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

El Hospital Clínico aborda más trastornos psiquiátricos y más graves entre adolescentes tras la pandemia

Hospital Clínico Universitario de Valladolid

El Hospital de Día aborda problemas de conducta alimentaria y autolesiones, que se incrementan, con actividades y trabajo en grupo

El Hospital de Día de Psiquiatría del niño y el adolescente del Clínico de Valladolid ha registrado un aumento de casos, sobre todo entre estos últimos, desde que empezó la pandemia, que ha provocado un incremento de los trastornos de conductas alimentarias y episodios de autolesiones, que se abordan con diferentes actividades y trabajo en grupo con los pacientes y sus familias.

 

Este centro del Hospital Clínico Universitario de Valladolid cuenta con una psicóloga, un terapeuta ocupacinal, una enfermera y una psiquiatra, Cristina Domínguez, quien ha corroborado este incremento de demanda, también a otros niveles como las consultas externas y los hospitales.

 

El Hospital trabaja con una media de 50 jóvenes (se ocupa de menores de 18 años), cuya edad media se ha incrementado durante la pandemia al registrarse un aumento de adolescentes de 13 a 15 años y, aunque los trastornos de conducta alimentaria está empezando cada vez a edades más tempranas, se ven otras patologías como las autolesiones o sintomatología afectiva, ansiedad y depresión entre estos grupos de edad.

 

Cristina Domínguez ha señalado en declaraciones a Europa Press que se corrobora lo que indican los estudios, que señalan que los adolescentes más mayores han tenido más afectación psicológica causada por la pandemia.

 

Esto se ha traducido en que, frente a la mayor demanda de niños anterior, últimamente la mayoría de derivaciones de consultas externas sean de menores con edades a partir de 13 o 14 años, personas que están en una etapa "complicada" de la vida en la que hay un desarrollo evolutivo en la que es muy importante la interacción social y buscan su identidad, algo que no ha permitido el confinamiento, que ha supuesto estar más tiempo en casa y ha empeorado un poquito su desarrollo psicológico.

 

Ahora, ha señalado la doctora, se ven casos más graves y requieren un tratamiento más intensivo, de forma que en lugar de participar en las actividades que se desarrollan en un grupo de habilidades sociales una vez a la semana, hay pacientes que requieren un tratamiento individual, tanto con psiquiatría pero también con el resto de profesionales del centro y aumentar los recursos que se les ofrecen porque están en más riesgo de autolesiones, de sufrir problemas de bajo peso o de conducta alimentaria, que requieren un seguimiento casi diario.

 

MÁS RECURSOS

Todo ello incrementa la demanda, pero con el personal que tienen tampoco pueden atender a muchos más niños porque no pueden ofrecer más que los recursos que tienen, que no han aumentado, por lo que se intenta incrementar el número de veces que acuden, que pueden llegar a los cinco días a la semana.

 

Ante esta situación, opina que sería necesario incrementar un poco los recursos y dar cabida a estos síntomas que, de no tratarse en estas edades tempranas, tendrían consecuencias posteriores con un desarrollo evolutivo peor con repercusión en su futuro, tanto a nivel personal como laboral, por ejemplo.

 

La doctora Domínguez ha puesto de manifiesto la angustia que sufren las familias y por ello, además de los grupos de habilidades sociales de los menores, una vez al mes se organiza otro de padres que trata de ayudarles a superar estas dificultades y, en caso de que los padres también se encuentren "desbordados", se les deriva consultas de psiquiatría para adultos.

 

En los menores lo importante es que la familia "esté bien" para poder manejar la situación, ha agregado Cristina Domínguez, quien ha incidido en la necesidad de abordar este tipo de situaciones.

 

"Es bueno tratar a los niños para evitar futuros problemas", ha señalado Domínguez, quien ha explicado que el abordaje de estas situaciones que viven ahora estos jóvenes se pueden prevenir o "proteger las situaciones" con cuestiones como una buena comunicación entre padres e hijos, que se trabaja en el Hospital con los grupos de padres para que mejore, que haya mejor evolución en el entorno familiar, que haya unas rutinas está demostrado que protege sobre los síntomas afectivos, que haya un buen soporte social y unas adecuadas actividades de ocio y juego.

 

Por eso en verano se decidieron hacer actividades para estimular a niños a hacer otro tipo de cosas que estar delante de pantallas, cuyo uso excesivo es perjudicial, al igual que a veces el contacto con redes sociales, a veces hemos visto que uso excesivo y contacto con RRSS a veces.

 

ACTIVIDADES

Así, se han fomentado talleres de escritura, de dibujo, de costura o se ha tratado de fomentar el ejercicio físico, que se ha visto dificultado por la pandemia, cuando entre los adolescentes es fundamental interactuar y ha habido que pasar más tiempo en casa.

 

De esta forma, a lo largo de este verano se ha desarrollado un taller sobre el cambio climático, en el que ha colaborado el Grupo de Investigación en Energía, Economía y Dinámica de Sistemas (GEEDS) de la Universidad de Valladolid y que han impartido los profesores Luis Javier de Miguel y Fernando Frechoso.

 

Otros talleres fueron el de escritura, llevado a cabo por Redry-David Galán (@Redry13), contando su trayectoria como poeta y trasmitiendo su entusiasmo por la lectura y escritura, o tres más de costura en el taller de Almatelas de Karmele en el que ésta última ha transmitido el amor y dedicación por la costura "con su paciencia y amabilidad".

 

La última de las actividades, realizada esta misma semana, ha sido el taller de dibujo conducido por Alba C, joven ilustradora vallisoletana y conocida por los adolescentes del centro por su reciente publicación del libro 'Las preguntas que nos unen'. En este taller, realizado durante las fiestas de la ciudad, los jóvenes pudieron profundizar en la experiencia del autoconocimiento, mediante el desarrollo de lo lúdico y creativo con Alba.

 

Asimismo, a lo largo del verano se ha practicado deporte, se ha paseado por pinares, se ha realizado una visita a la Biblioteca de Castilla y León, otra a una protectora de gatos que organizó una de las menores y se ha disfrutado del ocio con juegos de mesa.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Poste derecho file