El histórico claustro de Las Francesas acogerá el Centro de Salud de los 3.000 trabajadores del Ayuntamiento
Cyl dots mini

El histórico claustro de Las Francesas acogerá el Centro de Salud de los 3.000 trabajadores del Ayuntamiento

Óscar Puente Y Manuel Saravia Atienden A Los Medios De Comunicación En El Patio De Las Francesas. - EUROPA PRESS

El espacio tiene una superficie de 706 metros cuadrados y fue adquirido hace unos años después de que una sentencia judicial estableciera que el Consistorio debía expropiarlo

El Ayuntamiento de Valladolid llevará a cabo obras para adaptar parte de la primera planta del claustro de Las Francesas, donde se ubicará el Centro de Salud Laboral para dar servicio a los 3.000 trabajadores municipales, lo que a su vez permitirá ampliar el espacio disponible en el Albergue municipal, que actualmente comparte edificio con el Centro de Salud en el paseo del Hospital Militar.

 

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Patrimonio Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, han presentado este jueves este edificio histórico, donde el Ayuntamiento es propietario de estos locales de la segunda planta además de la superficie del patio que está circunscrito en el claustro.

 

El espacio en el que intervendrá el Ayuntamiento tiene una superficie de 706 metros cuadrados y fue adquirido hace unos años después de que una sentencia judicial estableciera que el Consistorio debía expropiarlo por el principio de ministerio de Ley.

 

Saravia ha añadido que el Ayuntamiento ha tenido que expropiar otro inmueble para ubicar el ascensor que dé acceso a las futuras dependencias de salud laboral.

 

El proyecto básico se encuentra ya redactado y se ha enviado al departamento de Patrimonio de la Junta de Castilla y León que debe informar sobre el mismo. Además, Saravia ha asegurado que "en breve" estará listo el proyecto de ejecución. Se prevé que las obras tengan una duración de unos seis meses y el Ayuntamiento tiene el objetivo de poder arrancarlas a mediados de 2021 para que estén concluidas a finales de año.

 

Además, el Consistorio ha enviado un proyecto de actuación para la rehabilitación de las fachadas interiores de esa primera planta, las que dan al patio, que también es de propiedad municipal.

 

Por otro lado, Manuel Saravia ha señalado que, en sus conversaciones con la Junta de Castilla y León, los representantes de esta administración le han asegurado que tienen previsto llevar a cabo una actuación para rehabilitar la planta baja del claustro, conocido como 'de las tabas', por el peculiar diseño de su pavimento, realizado con cantos y huesos de cordero.

 

Saravia y Puente han destacado que este proyecto permitirá, por un lado, dar un uso público a un edificio histórico, con una antigüedad de más de cinco siglos, en un espacio que llevaba sin uso "mucho tiempo". El edil de Planeamiento Urbanístico ha reconocido que el proyecto es "muy difícil", pero también ha apuntado que el hecho de que este inmueble tenga más uso será favorable para su conservación.

 

La otra consecuencia del proyecto será que el actual emplazamiento del Centro de Salud Laboral, que comparte el edificio con el Albergue Municipal para personas sin hogar en el paseo del Hospital Militar, podrá destinarse a ampliar y mejorar las instalaciones de ese recurso social. Puente ha añadido que más que ampliar la capacidad de albergue lo que se hará será mejorar las instalaciones y que los usuarios de las instalaciones tengan un servicio más "digno".

 

El nuevo espacio destinado al Departamento de Salud Laboral, que atiende a 3.000 trabajadores del Ayuntamiento, incluidos Auvasa y las fundaciones municipales de Cultura y Deportes, permitirá duplicar el espacio disponible actual, que son 300 metros cuadrados.

 

Manuel Saravia ha recordado que el equipo de Gobierno tenía la idea inicial de que el uso de este espacio de la primera planta pudiera vincularse con el cultural que tiene la Iglesia, dedicada a sala de exposiciones, pero se llegó a la conclusión de que era "imposible".

 

EL CLAUSTRO DE LAS FRANCESAS

Este edificio histórico, con acceso desde la calle Santiago y también desde los inmuebles más modernos por las calles María de Molina y Héroes de Alcántara, data de principios del siglo XVI, cuando se comenzó a construir el convento de la congregación de las Comendadoras de Santa Cruz creada por las hermanas María de Zúñiga y María de Fonseca en 1487.

 

En 1530 ya se habían construido tres de las fachadas del claustro y más tarde, en 1652 se iniciaron las obras de edificación de la iglesia nueva, que se concluyó en el primer tercio del siglo XVIII. Las comendadoras se trasladaron a Madrid, por lo que a continuación, en 1869, ocuparon el convento las Salesas hasta que en 1881 les sustituyeron las Dominicas Francesas del Santísimo Rosario, dedicadas a la enseñanza femenina y que dejaron el nombre con el que se ha conocido desde entonces en la ciudad a este edificio.

 

En 1967 se declaró Monumento Histórico Artístico el convento y en los años setenta, al trasladarse el colegio a una nueva sede en el Huerta del Rey, una empresa inmobiliaria adquirió el edificio y logró que en 1976, pese a su protección patrimonial, obtener una licencia para construir un complejo de viviendas, oficinas, locales comerciales y garajes en la parcela, con "la única condición de respetar el claustro y la iglesia".

 

Actualmente, el claustro tiene en su planta baja el acceso a locales comerciales, y a los corredores que dan a los portales de viviendas y a otros locales ubicados en esas galerías y es de propiedad privada --de la comunidad de propietarios-- pero con tránsito público.

 

En la primera planta, donde se ubica el espacio de titularidad municipal, los corredores se integran en un local sin uso y en la segunda planta los corredores actúan como un pasillo común de acceso a las puertas de las diferentes viviendas. Estos corredores se comunican entre sí por la escalera renacentista, dentro del espacio común de uno de los bloques de viviendas.

 

El claustro es rectangular y las fachadas que dan a él, en planta baja, primera y segunda, cuentan con columnas de piedra caliza y con antepechos calados decorativos con tracerías góticas de diversos diseños. Pese a la creencia popular de que todos ellos son diferentes entre sí, hay algunos que son iguales.

 

En el centro del patio se conserva una fuente rodeada de un bancal cuadrado de piedra corrido alrededor, con las escaleras de acceso formando una cruz. En torno al patio se encuentra el corredor de la planta baja, con su pavimento 'de las tabas', que se encuentra en un estado de conservación inadecuado y donde el concejal de Planeamiento Urbanístico da por hecho que la Junta tiene intención de actuar.