El historiador Javier Burrieza presenta su nuevo libro sobre las vidas de santos y beatos relacionados con Valladolid
Cyl dots mini

El historiador Javier Burrieza presenta su nuevo libro sobre las vidas de santos y beatos relacionados con Valladolid

El 'Libro de los Santos de Valladolid', editado por Maxtor, reúne más de un centenar de trayectorias vitales de santos y beatos que nacieron o habitaron en Valladolid.

El historiador Javier Burrieza ha recopilado en un libro las vidas de santos y beatos relacionados con Valladolid, muchas de las cuales ha ido publicando en diferentes artículos de la revista Iglesia en Valladolid durante los últimos nueve años.

 

El 'Libro de los Santos de Valladolid', editado por Maxtor, reúne más de un centenar de trayectorias vitales de santos y beatos que nacieron o habitaron en Valladolid. La presentación ha tenido lugar este lunes en la iglesia del Salvador de la capital con la presencia del cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, quien ha prologado la obra.

 

Según ha informado la organización a través de un comunicado remitido a Europa Press, en estas páginas se recoge de tanto los nacidos en Valladolid, como los que vivieron en esta provincia y aquellos que protagonizan los procesos de santificación desde la diócesis, algunos con varios siglos de trayectoria.

 

Al primer grupo pertenecen los seis santos y los 28 beatos que nacieron en el actual territorio de la provincia y diócesis de Valladolid, coincidentes ahora casi en su totalidad, aunque hasta 1955 entraban en el territorio provincial de Valladolid las diócesis de Palencia (Medina de Rioseco por ejemplo), León (Mayorga) o Ávila (Olmedo). De todos ellos, solamente una es mujer, sor Carlota de la Visitación, de las franciscanas de los Sagrados Corazones, nacida en Nava del Rey.

 

Muy diversos son los santos y beatos que moraron en Valladolid, desde los más legendarios de San Mancio (con su localidad en Tierra de Campos de Villanueva de San Mancio) o los compañeros de san Francisco y san Bernardo, vinculados con los conventos de Valladolid de la Plaza Mayor y el monasterio de la Santa Espina, respectivamente; las predicaciones de San Vicente Ferrer; los santos del Siglo de Oro (Ignacio de Loyola, Teresa de Jesús, Francisco de Borja, Juan de la Cruz, Pedro de Fabro, Ana de San Bartolomé o Juan Bautista de la Concepción entre otros), sin olvidar a los santos de la nueva sociedad burguesa con el paso por Valladolid de san Antonio María Claret como confesor de Isabel II o santa Cándida de Jesús con sus 'jesuitinas', hasta los mártires lasalianos de Turón, profesores del Colegio de Lourdes o los más recientes, entre los que se encuentran los 61 viajes de san Josemaría Escrivá de Balaguer a la ciudad, en los años de establecimiento del Opus Dei.

 

Una tercera parte del libro son los procesos de santificación de aquellos que, siendo o no vallisoletanos, se han desarrollado en esta diócesis. Ejemplo de todo ello, en su variedad, es la reina de Castilla Isabel La Católica --fallecida en Medina del Campo en 1504--, Luis de La Puente y Marina de Escobar (en el ámbito de la Compañía de Jesús en el siglo XVII), el hermano Antonio Alonso Bermejo (el "santo" no canonizado en Nava del Rey) o las más recientes hermanas Teresa y Encarnita Ortega Pardo (monja dominica y numeraria del Opus Dei, respectivamente). Cierran esta serie, aquellos que están esperando el último "nihil obstat" de Roma para la introducción de la Causa como el carmelita seglar Víctor Rodríguez o el dominico José Luis Gago.