El historiador Ian Gibson visita la muestra de Juan Genovés en el Museo Patio Herreriano de Valladolid

Gibson especializado en el estudio de la historia contemporánea de España, sobre todo en la Segunda República y la Guerra Civil, ha acudido al museo interesado en la obra de Genovés

El historiador Ian Gibson, uno de los más reputados estudiosos de la lengua y cultura hispánicas, ha visitado este viernes el Museo Patio Herreriano de Valladolid para visitar la recién inaugurada exposición 'Juan Genovés. La intensidad del silencio'.

 

Gibson especializado en el estudio de la historia contemporánea de España, sobre todo en la Segunda República y la Guerra Civil, ha acudido al museo interesado en la obra de Genovés, un artista comprometido con su tiempo, un cronista de su época en el que el protagonista absoluto es la descripción del ser humano, que va evolucionando desde un realismo político de denuncia social hacia nuevas vías de expresión más metafísicas, señala el centro a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

Ubicada en las salas 3,4 y 5 del Museo, esta exposición antológica de Juan Genovés muestra la necesidad de renovación del arte español de su época y su convicción sobre el arte transformador y comprometido con el entorno que le llevó a formar parte de colectivos muy significativos en el panorama español de posguerra: Los Siete (1949), Parpallós (1956) y Hondo (1960).

 

En este último grupo, que supuso nuevos planteamientos figurativos frente al informalismo, Genovés desarrolló una pintura de carácter expresionista y provocador.

 

En la década de los sesenta, tras una breve crisis pictórica y una relación profunda con los movimientos de oposición al régimen franquista, comenzó a plantear dos temas: el "individuo solo", resuelto inicialmente como un "collage" en relieve, y la "multitud", tratado con tintas planas y estructuras plásticas de aspecto cinematográfico.

 

Esta última propuesta se concretará con el tiempo en un singular realismo político de fuerte denuncia social, confeccionado a partir de la manipulación de imágenes proporcionadas por los medios de comunicación de masas.

 

En los años ochenta inició un nuevo periodo en el que se interesó por el paisaje urbano, reduciéndolo a una gama cromática de grises, azules y ocres que constituyen lo que se ha dado en llamar "espacios de la soledad".

 

INVESTIGACIÓN

 

Los últimos años su obra ha dado un giro hacia la investigación del movimiento estático en la pintura, la multitud se ha convertido en la referencia para hablar del problema de la pintura y el ritmo visual.

 

Ha sido galardonado con la Mención de Honor (XXXIII Biennale de Venecia, 1966), la Medalla de Oro (VI Biennale Internazionale de San Marino, 1967), el Premio Marzotto Internazionale (1968), el Premio Nacional de Artes Plásticas (1984), el Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat Valenciana (2002) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Ministerio de Cultura (2005).

Noticias relacionadas