Cyl dots mini

El hechizo del LAVA

Compañía de Circo 'Eia' capturó la atención del espectador de manera inmediata. Las primeras escenas están bien relatadas, hechizan y elevan la imaginación del espectador. Hay que tener confianza para poder dar confianza a otros. Y estos cuatro acróbatas la tienen. Y también disciplina que es lo que caracteriza a los buenos intérpretes.

FICHA TECNICA: Valladolid. Laboratorio de las Artes de Valladolid. LAVA. In Tarsi. Compañía de circo Eia. Dirección: Jordi Aspa. Intérpretes: Armando Rabanera, Fabio Nicolini, Fabrizio Gianni y Manel Rosés. Dirección musical: Cristiano Della Monica. Coreografía: Michelle Man.

 

Decía García Márquez que la gran mayoría de las cosas de este mundo, desde los tenedores hasta los trasplantes de corazón, estuvieron en la imaginación de los hombres antes de estar en la realidad. Esta noche en la sala Concha Velasco son los acróbatas los encargados de este tránsito, desde lo imaginado a lo real, de hacer las cosas, los ejercicios sin esfuerzo que es la demostración de que poseen una técnica depurada.

 

El espectáculo que hoy disfrutamos es el resultado del esfuerzo colectivo de un grupo de acróbatas que comparten la pasión por la amistad, por la fraternidad. Escribe Josep María Esquirol en su último libro La penúltima bondad (Acantilado) que cuando la fraternidad se extiende, se vive más. En situaciones de agradecimiento, –nos dice- de amistad, la vida se intensifica. Es lo que estaba pasando mientras contemplaba el espectáculo, que la vida no es que se alargara, pero en esos momentos es lo que la daba sentido, por una sencilla razón porque todo era muy intenso y sorprendente.

 

Todo a pesar de los forofos, de la grada animación, de los hinchas que empiezan a aplaudir y a reírse por todo. Sus aplausos continuos y sus risas tontas les delatan. Delatan según los expertos infelicidad e inseguridad. ¡Modérense, sil vous plait! Con lo interesante que es descubrir el misterio de la penumbra y el bálsamo del silencio. Ahora sucede con muchas cosas, el personal se pone aplaudir por todo y a todos. Pensábamos que el silencio dentro de un teatro era un derecho del espectador pero ahora la grada animación nos quiere convencer de que es un privilegio.

 

In Memorian de Concepción Pérez Ágreda.

Noticias relacionadas