El fin del auténtico parador de Tordesillas
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

El fin del auténtico parador de Tordesillas

El parador de San Martín acogió a trajineros, viajantes, tratantes y comidas en celebraciones de bodas, banquetes y cuchufletas.

"Todo pasa y nada queda, dijo el poeta, Porque lo nuestro es pasar". Esto le sucede a el primer y único "parador" que existió en Tordesillas pues el actual fue en principio un "albergue nacional de carreteras" hasta que cambiaron el nombre por el más pomposo de Parador Nacional de Tordesillas que pervive todavía entre pinares a la orilla del Duero.

 

Este Parador de SAN MARTÍN como aún atestigua la vieja pintada de su decrépita fachada acogió a trajineros, viajantes, tratantes e incluso atendió a las tareas de restauración y comidas en celebraciones de bodas, banquetes y cuchufletas. Su alma mater fue Feliciana de la Cruz Valea "Chana" o "chanita", locuaz y vivaracha mujer trabajadora y muy tordesillana que lo regentó hasta su muerte desde que lo heredó de sus padres en el año 1937 junto a su esposo Ángel Campos.

 

Hoy, el parador de San Martín está a punto de caerse por abandono, en una situación penosa abocada a la destrucción total del mismo. Una pérdida más de lo que fue y ya no es una de las singularidades tordesillanas donde mujeres como Oliva, Germana, Felisina y Feliciana "Chana", madre e hija, guisaron platos de cuchara para los viajeros. De ello solo queda hoy el nombre de una plaza en memoria de su actividad y un recuerdo del paso feliz y grandioso de un mesón de las ánimas a un parador y a un albergue de la nada. ¡Qué lástima!.

 

De esa manera su recuerdo pervive entre nosotros.

 

 

Comentarios

JOSÉ LUIS 10/11/2020 18:57 #1
La plaza de la Chana en el recuerdo de Tordesillas. Gracias.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: