El expárroco de Angustias será juzgado este viernes por supuesto abuso sexual a una menor de 13 años
Cyl dots mini

El expárroco de Angustias será juzgado este viernes por supuesto abuso sexual a una menor de 13 años

Fachada de Las Angustias.

El religioso envió supuestamente a la menor, que acostumbraba a pedir limosna a las puertas del templo, un vídeo de contenido sexual

La Audiencia de Valladolid sentará este viernes, 29 de enero, en el banquillo al ya excapellán de la iglesia de Las Angustias, O.F.L, para que responda de un presunto delito de abusos sexuales sobre una menor que acostumbraba a pedir limosna a las puertas del templo y a la que, supuestamente, envió un vídeo de contenido sexual.

 

El juicio por estos hechos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas, se celebrará en la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial, donde Fiscalía acude con una petición de tres años de cárcel para el religioso por abusos sexuales y todo apunta a que la vista se celebrará a puerta cerrada dada la naturaleza del delito.

 

El Juzgado de Instrucción 1 de Valladolid dictó en octubre del pasado año auto de imputación en el que atribuía un delito contra la libertad e indemnidad sexual a menor de 16 años al que fuera párroco de la iglesia de Las Angustias, al considerar que existían indicios suficientes de que el investigado, que conoció a la menor, de 13 años, porque acompañaba a su madre a pedir limosna a la iglesia, le regaló un teléfono al que le envió un vídeo de contenido sexual en diciembre de 2019. Desde entonces, intercambiaron conversaciones, frases y fotografías de contenido sexual explícito.

 

CHANTAJE AL RELIGIOSO

A partir de cierto momento, la niña habría comenzado a realizar al encausado peticiones de índole económica a cambio de no denunciarle a la Policía. Por ello, el Juzgado mantiene abierta otra investigación a la madre y a la tía de la menor para determinar si chantajearon al sacerdote. La niña, su madre y la tía se encuentran en paradero desconocido.

 

De hecho, la menor, que fue citada junto a su madre, ambas de nacionalidad rumana, el día 5 de febrero del pasado año por Instrucción 1 para que prestara testimonio como prueba preconstituida al objeto de evitar su doble victimización, es decir, a fin de liberarla del trance de tener que comparecer en el juicio, dio entonces plantón al instructor.

 

El religioso, que se encuentra apartado del ejercicio del ministerio pastoral por el Arzobispado de Valladolid, fue detenido el día 12 de enero de 2020 a solicitud de la Fiscalía, pasó a disposición judicial--se acogió a su derecho de no declarar--y quedó en libertad con cargos por un delito contra la libertad e indemnidad sexual de una menor de 16 años, en concreto en la modalidad contenida en el Artículo 183 ter del Código Penal.

 

El Juzgado de Instrucción número 1 le impuso además una serie de medidas cautelares de alejamiento, prohibición de comunicación con la víctima y obligación de comparecer una vez al mes en sede judicial.

 

Desde entonces, el párroco, de 39 años, se encuentra apartado "temporalmente" del ejercicio público del ministerio pastoral por parte del Arzobispado de Valladolid, que al día siguiente de su detención emitió un comunicado en el que refería que el religioso podría haber incurrido en un presunto "comportamiento deshonesto" con una menor a través de las redes sociales.

 

El presbítero, quien permanece desde entonces en su domicilio en situación de 'vigilancia eclesial', a la espera tanto de la vía penal abierta como de la investigación canónica que se sigue en Roma, ya protagonizó un episodio similar en 2010 cuando era párroco de Zaratán por unos comentarios subidos de tono realizados a una menor de la misma edad y que entonces fueron archivados por el juez.