El ex jugador del Valladolid Isailovic denuncia que no pueda abrir todavía su negocio de fútbol indoor

Este lleva cerrado desde el 14 de marzo, momento en el que él mismo bajó la persiana por responsabilidad, y asegura que el trato que se le da es diferente al de los demás

Dragan Isailovic, exjugador del Real Valladolid y emprendedor de INGOAL Club en Valladolid, de fútbol indoor, no sabía la que le venía encima hace apenas unos meses. El delantero cerró por decisión propia las puertas de su establecimiento, en el Polígono Argales, el 14 de marzo, previendo el confinamiento que se acercaba al país.

 

Cinco meses después, su local sigue cerrado por órdenes de la Junta de Castilla y León. Isailovic mantiene la esperanza de que en septiembre, si vuelven los niños a los colegios o comienza el fútbol base, él también pueda abrir, porque el funcionamiento viene a ser “un poco como el calendario del curso escolar”. Eso sí, “son muchos los padres que por miedo no quieren que vayan sus hijos a los colegios” y se pregunta, entonces, “¿cómo van a traerlos aquí?”.

 

La cuestión es que su negocio, que ha ido creciendo desde que lo abrió hace unos años en Valladolid, se encuentra cerrado principalmente por la normativa de que “se prohíben los deportes de contacto”, pero el ex jugador cuestiona esta ley dado que si la medida consiste en mantener dos metros de distancia, “cuando la gente se reúne con sus amigos o familiares en sus casas no los respetan”. El delantero ha pedido una fórmula por la que le permitan abrir, hasta la saciedad, no obstante, esas medidas a seguir para poder abrir no llegan nunca.

 

Desesperado aclara que se ha reinventado con este negocio, invirtiendo más de 200.000 euros que aún con tres años de uso, no están amortizados. “No tengo otra fuente de ingreso, llevo desde el día 14 ingresando 0 euros”, declara un tanto enfadado y disgustado.

 

Sin embargo, tiene mucho que agradecerles a los propietarios de la nave, que le perdonaron los meses de alquiler durante el confinamiento y, ahora, los meses de verano, “solo he pagado la mitad de la cuota”. Pero eso, para quien no tiene ingresos, también “es mucho”.

 

Él comprende la situación y asegura que hay muchos sectores afectados, pero no entiende por qué no le llega ni una sola ayuda. “Solicité una subvención del Ayuntamiento por la que me correspondían 3.000 euros de ayuda, pero debido al número de demandantes salió a sorteo y nunca me llegó el dinero”. También ha aclarado a TRIBUNA que hay muchas ayudas para el sector de deporte, pero “para establecimientos deportivos municipales”.

 

Y es que Isailovic se lamenta: “el mayor problema ahora mismo es la renta”, que aunque tiene un contrato firmado por 15 años de alquiler de la nave, sus planes son sentarse en septiembre “con los arrendadores y llegar a un acuerdo”. También recuerda que tiene un trabajador en ERTE y que tuvo que suspender las prácticas de dos jóvenes de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

 

El exjugador del Real Valladolid incide en que se trata de una injusticia dado que “es una actividad bonita, hacemos feliz a la gente y promovemos la vida sana”. Además colaboran con muchas entidades como es La Caixa y ayudan a niños con autismo y otras discapacidades. Sin embargo, lo que más desea ahora es poder “salvar el negocio” porque aunque le permitan abrir en un futuro “va a ser muy complicado recuperar la clientela que tenía antes de que pasara todo esto”.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: