El estudio de los genes puede evitar la quimioterapia en algunos tipos de cáncer de mama

Investigadores españoles han observado que un subgrupo de pacientes con cáncer de mama responde muy bien al tratamiento sin necesidad de usar quimioterapia y, por tanto, se les podría ahorrar el uso de este tratamiento gracias a un test genético que defina el perfil genómico de cada paciente.
 

Así se desprende de los resultados del estudio 'Pamela' del grupo colaborativo SOLTI que se presentan en el 39 Simposio de Cáncer de Mama que se celebra estos días en San Antonio (Estados Unidos), que ha revelado que hasta el 60 por ciento de las pacientes con cáncer de mama HER2+ podrían ahorrarse la quimioterapia, unas 3.000 de los 25.000 nuevos casos que se detectan cada año.

 

"Aunque será necesario seguir investigando, es un paso muy importante porque hasta ahora éramos conscientes de que estábamos sobretratando los tumores HER2+, pero no sabíamos ni cómo ni dónde", ha reconocido Aleix Prat, investigador principal del Grupo de Genómica Traslacional del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y coordinador de este trabajo.

 

Utilizando datos genómicos se pueden identificar cuatro subgrupos dentro de la enfermedad HER2+ (luminal A, luminal B, basal-like y HER2-enriquecido), a partir de un test capaz de analizar 50 genes.

 

Y han visto que el fenotipo HER2-enriquecido, que representa un 60 por ciento de este subtipo, es un predictor de respuesta temprana a la terapia neoadyuvante de doble bloqueo con lapatinib y trastuzumab, con o sin terapia hormonal, porque presentan una mayor tasa de respuesta patológica completa en la cirugía que el resto de perfiles genómicos.

 

Esto les permitiría en un futuro, según los autores, ahorrarse la quimioterapia ya que incluso vieron que en el 40 por ciento de las pacientes con este perfil genómico "el tumor desapareció por completo", según Prat.

 

De hecho, en este grupo de pacientes el tumor se redujo de forma muy significativa de forma muy temprana. "A las dos semanas de tratamiento ya vimos que en el 46 por ciento de las pacientes prácticamente no había tumor o sólo quedaban pocas células tumorales", ha explicado.