El esfuerzo del BM Aula Cultural choca contra el Rocasa Gran Canaria y el arbitraje (26-27)

Un momento del choque entre BM Aula y Rocasa Gran Canaria. VALENTÍN G. GARIBAY

Las chicas de Miguel Ángel Peñas plantaron cara todo el partido y estuvieron a punto de llevarse el triunfo, pero una decisión arbitral cuestionable en el último minuto las dejó con las ganas.

FICHA TÉCNICA:

 

26- BM Aula Cultural (14+12): Guerra, Cifuentes (2), Álvarez (1), Arderius (12,8p), Macías (3), González de Garibay (4), Fernández, Calderón (3), Prieto (1), Viloria, Vergara y López.

 

27- Rocasa Gran Canaria (14+13): Navarro (Hernández, ps), Luján (8,5p), Falcón (2), Rodríguez (7), Peña, Albaladejo (2), Tejeda (4), Mbengue (4) y Trojaola.

 

Parciales cada cinco minutos: 2-3, 6-4, 8-7, 10-8, 13-11, 14-14 (descanso); 18-15, 19-18, 21-20, 23-23, 25-26 y 26-27 (final).

 

Árbitros: García Mosquera (Madrid) y Muro San José (Andalucía). Roja directa a Miguel Ángel Peñas, en el minuto 60. Excluyeron a María Prieto (min. 28), Ana Vergara (min. 28), Cris Cifuentes (min. 34) y Patricia Macías (min. 46), por el Aula; y a Falcón (min. 15) y Albaladejo (min. 25), Almudena Rodríguez (min. 33), María Luján (min. 40) y Mbengue (min. 48), por el Rocasa.

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la decimoctava jornada de División de Honor Femenina, disputado en el polideportivo Huerta del Rey ante más de 1.700 espectadores, récord histórico del Aula Valladolid y de la DHF en un partido de Liga. 

El Aula Valladolid y el Pabellón Huerta del Rey se preparaban para una gran fiesta, y en la visita del ‘todopoderoso’ líder, el Rocasa Gran Canaria, ninguno de los dos defraudó. El equipo de Miguel Ángel Peñas firmó uno de los mejores partidos de su historia ante el mejor equipo del país, y el coliseo vallisoletano presentó un ambiente sencillamente espectacular.

 

Más de 1.700 almas empujaron al conjunto vallisoletano hasta el último instante para intentar que el Aula Valladolid lograse la que hubiera sido la gran sorpresa de la temporada. Sin embargo, pese a que el polideportivo vallisoletano registró la mejor entrada de su historia en un partido del Aula Valladolid y el récord de asistencia en un partido liguero en División de Honor Femenina, no fue suficiente y pese al esfuerzo titánico de las chicas de Peñas, el líder se llevó los puntos en juego. No sin antes sufrir durante la hora de partido.

 

Con muchísimo sufrimiento, el líder de la Liga Loterías de Balonmano Femenino, el Rocasa Gran Canaria ACE, se acabó llevando el triunfo ante el Aula Valladolid, en el que era el partido más destacado de la 18ª jornada. Las canarias se anotaron la victoria  por la mínima gracias a su experiencia y veteranía, sobre todo, en los momentos cruciales del partido.

 

El equipo vallisoletano salió en tromba y empujado por su ruidosa afición llevó las riendas en el primer tramo del partido, que obligó al técnico visitante a pedir tiempo muerto muy pronto, cuando solo habían trascurrido 10 minutos de juego y la desventaja de su equipo se había ido a los 3 tantos. Aunque las canarias apretaron en defensa, el conjunto local no se amedrentó y, merced al acierto de Silvia Arderius desde la línea de 7 metros, y las intervenciones de Guerra en la meta, mantuvieron la ventaja hasta prácticamente el final del primer cuarto, si bien la renta no superó los dos goles.

 

Poco a poco, Rocasa fue a más y, cuando el descanso estaba próximo, dio la vuelta al marcador con un parcial de 0-3. Era un momento delicado para las de Miguel Ángel Peñas, que pese a una doble inferioridad, mantuvieron el tipo y lograron, con un último gol de Silvia Arderius, devolver la igualdad al descanso. El Aula estaba en el partido y lo estaría durante los segundos 30 minutos de encuentro.

 

Tras el paso por vestuarios, el Aula Valladolid volvió a arrollar a su rival en los primeros compases para disfrutar de tres goles de ventaja gracias al acierto de Isabel Calderón, pero la tónica general del segundo acto fue la de una tremenda igualdad. Silvia Arderius y María Luján, junto a Almudena Rodríguez, se repartían el protagonismo en uno y otro conjunto y las alternativas con ventajas mínimas se sucedían.

 

En el momento más decisivo, las canarias aprovecharon las imprecisiones de su rival y, sobre todo, las paradas de Silvia Navarro, una de las grandes protagonistas del choque, para conseguir una ventaja de dos tantos que, sin embargo, no fue definitiva.

 

El Rocasa no lograba anotar en los últimos cinco minutos y sufrió hasta el final debido al ímpetu local y al empuje de una grada demostró de nuevo ser, posiblemente, la mejor afición de la competición.

 

Con sólo un tanto de ventaja para las visitantes, gracias a un gol de Amaia que recortaba la ventaja, se llegó al polémico último minuto. El equipo insular tenía la posesión y comenzó un larguísimo último ataque bajo amenaza de pasivo, con tiempo muerto solicitado por el entrenador visitante incluido, que provocó las protestas de la parroquia local y la tarjeta roja al técnico local.

 

La controvertida decisión de la pareja arbitral evitó que el Aula pudiera disponer de una última oportunidad para empatar por lo que el marcador no se movió. 26-27 final y sabor agridulce en mitad de la fiesta de Huerta del Rey. Fantástico partido el firmado por las vallisoletanas y resultado que deja, por enésima vez ante las canarias, la miel en los labios a las chicas de Peñas.

 

Pese a todo, las sensaciones a pesar de la derrota volvieron a ser sobresalientes. El Aula Valladolid demostró una vez más poder competir de tú a tú con cualquier rival, por mucho potencial que tenga enfrente. La fiesta en Huerta del Rey fue incompleta. Un resultado favorable hubiese sido más justo y, sobre todo, más reconfortante para una incansable afición que logró una nueva hazaña histórica para el deporte de Valladolid.