El escudo, 'grabao' en el corazón