El documental 'Yo Galgo' llega a Valladolid para concienciar sobre el "abandono" de estos perros

El documental 'Yo Galgo' llega a Salamanca y Valladolid para concienciar sobre el abandono "abandono" de estos perros

La cinta, dirigida por Yeray Mena, busca un mínimo de espectadores para poder proyectarse en la ciudad del Pisuerga y en Salamanca.

El documental 'Yo Galgo', dirigido por Yeray López, busca espectadores para poder proyectarse en cines de Valladolid el próximo jueves 4 de julio y de forma simultánea en otras ciudades de España, de manera que se difunda este proyecto audiovisual que busca mostrar la situación de "abandono" de esta raza de perros comúnmente utilizada para la caza.

 

La proyección de la cinta prevé realizarse en las instalaciones de los cines Broadway en Valladolid, a las 20.00 horas, pero para poder hacerlo se tienen que conseguir como mínimo 35 y 39 entradas reservadas, respectivamente, antes del próximo jueves 27 de junio. Éstas se pueden adquirir por un precio de seis euros en el apartado de eventos de la web www.screen.ly/.

 

A pesar de que se estrenó en diciembre de 2018 en plataformas digitales y se puede alquilar en la web de Moonleaks, donde ya han accedido a ellas personas de medio centenar de países, el documental del director madrileño Yeray López se encuentra realizando esta gira por distintos puntos de España para visibilizar la situación de cría "masiva", "deshecho", "abandono" y uso de "forma cruel" del galgo en la actividad cinegética.

 

Para completar este objetivo y convertir el documental en un "punto de reunión", de forma previa a las proyecciones, asociaciones animalistas llevarán a cabo una charla en la que se abordará la temática del documental y la labor que éstas realizan en sus zonas para hacerle frente.

 

Así, en la capital vallisoletana la Asociación Animalista Libera! Castilla y León ha organizado una ponencia en la que la coordinadora, Nuria Nieto, y el profesor y precursor de los talleres 'Educación en empatía' en la ciudad, Chema Lera, abordarán esta problemática.

 

La entidad se suma así a la difusión del documental porque, como ha apuntado Nieto, consideran que se trata de un "magnífico trabajo" para visibilizar la "situación real" que viven "protectoras, refugios, galgueros y las propias víctimas de la caza deportiva" y supone una campaña de concienciación en el respeto a los animales y el medio ambiente, una cuestión "cada vez más urgente".

 

DIALOGAR SOBRE ESTE PROBLEMA

 

Este fue el objetivo de Yeray López a la hora de poner en marcha este proyecto, cuya realización ha durado cerca de cinco años, pues, como él mismo ha asegurado descubrió "la historia" que "no se había contado" sobre los galgos tras adoptar uno y decidió recorrer la península para enfocar todas las zonas donde se usa a esta raza española para cazar.

 

"La película no se enfoca en un solo lugar porque no he querido ser demasiado particular, eso transformaría la película en algo muy localista y esto se práctica en muchos sitios", ha señalado sobre la cinta, que también muestra esta realidad en la región de Castilla y León y Valladolid, pues aparecen en la pieza.

 

En este aspecto, López ha precisado que muchos de los lugares donde se rodó la cinta tampoco se dan a conocer de forma concreta por razones de "seguridad", pues para contar con la colaboración de cazadores y galgueros, acordó no revelar dónde se "encontraban los perros".

 

"Desde mi posición es fácil hablar sobre este tema, pero quienes exponen sus vidas en el documental son quienes realmente tienen valor", ha apostillado, para relatar que durante el proceso de rodaje acompañó a cazadores sin tener un "juicio preestablecido" sino con la "curiosidad de saber de dónde viene la pasión de la caza con galgo".

 

"No iba con un juicio de antemano y creo que eso es la clave de esta película, con la que busco crear un diálogo neutral y que uno saque sus propias conclusiones", ha agregado.

 

López también ha reconocido que esta producción le ha enseñado que la situación del galgo en España se basa en la "cría masiva", su uso de "forma cruel" y su "desecho y abandono" en albergues que se encuentran "llenos".

 

Igualmente, ha resaltado la labor de las personas que están detrás de las asociaciones de animales, quienes, a su juicio, hacen un "sobreesfuerzo" para hacer frente a este "problema", el cual ha cambiado "levemente" con el aumento de adopciones de estos perr