El desafío catalán, hasta en la sopa...