El deporte vallisoletano arranca de dulce una temporada que invita a soñar

Afición del Real Valladolid

La posición del Real Valladolid es la punta del iceberg de un éxito que, aunque provisional, sirve para promocionar a la ciudad y para ilusionar a los aficionados de los muchos equipos de élite en las diferentes disciplinas.

Dicen que poco dura la alegría en casa del pobre. Y aunque en Valladolid no se renuncia a la ilusión, lo cierto es que esta casi siempre va acompañada de la cautela. Pero, ceñidos a aquello del Carpe Diem, de vivir el momento, lo cierto es que el deporte vallisoletano ha arrancado una temporada que invita a soñar, que sirve para promocionar a la ciudad, y que ha devuelto ecos de glorias pasadas a una afición que anhela revivir sus éxitos.

 

La situación del Real Valladolid, en su regreso a Primera, es solo la punta del iceberg. Séptimos tras ocho jornadas, a dos puntos del Real Madrid y a las puertas de Europa, el equipo liderado por Sergio ha prolongado ese 'subidón' que supuso el ascenso. Y sí, la prudencia dice que los blanquivioletas lucharán por la permanencia a final de temporada. Pero que les quiten 'lo bailao', ya que además de resultado, el juego vistoso ha hecho que las gradas de Zorrilla luzcan, en afluencia, como hacía muchos años que no lo hacían.

 

Si el fútbol va bien, no menos bien va el balonmano. En sus dos vertientes. Porque el Atlético Valladolid ha comenzado su tercera temporada en la élite, en la Asobal, situándose en la segunda posición. Que, en la práctica, viene a ser lo máximo que puede aspirar cualquier equipo en España ya que el primer puesto está reservado, desde hace muchos años, a un FC Barcelona inalcanzable. No obstante la derrota de este fin de semana ante Sinfín deja al equipo quinto.

 

Por parte del Aula Valladolid, tras cinco jornadas las chicas de Miguel Ángel Peñas son terceras con cuatro victorias, a un solo punto del líder. Este sábado se impusieron a Zuazo para seguir mirando hacia arriba. Una temporada más Bera Bera, Guardés y Rocasa son los rivales a batir en la máxima categoría del balonmano español.

 

Donde también se viven días felices es en el Pisuerga. El arranque de temporada del CBC Valladolid es prometedor, en tres jornadas suma dos victorias, está asentado en la zona de playoff de ascenso a ACB, e invicto en casa. [Sin olvidar al BSR Valladolid, en baloncesto en silla de ruedas, que aún no ha empezado la temporada].

 

En el rugby, para los aficionados vallisoletanos el éxito no es novedad. Una veces en la casa chamiza, otras en la quesera, lo cierto es que ambas escuadran se reparten casi por completo el palmarés nacional de los últimos años. Este domingo fue El Salvador quien levantó la Supercopa ante VRAC, y en las cuatro jornadas que llevamos de esta temporada también son los blanquinegros quienes mandan, líderes de la máxima categoría. El Quesos no ha tenido un buen arranque y es sexto, una posición desconocida para ellos.

 

También acostumbrados al triunfo están en el CPLV, con chicos y chicas entre los favoritos de la élite del hockey línea. Acaba de arrancar la temporada en categoría masculina pero los vallisoletanos ya suman dos de dos, mientras que las Panteras comparten liderato tras dos victorias y una derrota. 

 

Algo más alejado del foco mediático, pero también paseando el nombre de Valladolid por la región y el país, están los equipos de la Universidad de Valladolid. En fútbol sala masculino, en 2ªB, ya son terceros tras cinco jornadas; en voleibol, en Superliga 2 Femenina, el arranque no ha sido bueno y se lucha por salir de las últimas posiciones.