El Defensor del Pueblo "admite a trámite" la queja de unos vecinos de Arco de Ladrillo que conviven con más de cinco contenedores en la puerta del portal

Los contenedores, a la puerta del portal. TRIBUNA

Se trata del número 40 de dicha vía, donde aseguran que “huele mal” y “es asqueroso” cada vez que salen de casa.

La paciencia de los vecinos del número 40 de Arco de Ladrillo terminó hace tiempo, el que llevan conviviendo con malos olores y suciedad provocados por unos contenedores situados a pie de portal. En su lucha por cambiarlos de ubicación, aseguran que “han escrito al Ayuntamiento y que han mostrado su malestar “en Twitter un montón de veces”.

 

“Son cinco contenedores orgánicos y de residuos, más otros de vidrio y papel. Viene gente a revolver y lo deja todo tirado. Huele mal y el portal está sucio. Es asqueroso. Hay vecinos que los mueven contra la carretera porque están hartos, explican.

 

De hecho, señalan que el Arco de Ladrillo “ya es una calle sucia de por sí”, pero que en el resto de la vía “no hay contenedores a la puerta”. Además, no se explican que tengan cinco contenedor ahí y “en la calle Gaudalajara, a la vuelta de la esquina, haya otros seis. “Tenemos más de 10 contenedores en muy pocos metros, cuentan los vecinos.

 

Aseguran que se han puesto en contacto con el Ayuntamiento de Valladolid en reiteradas ocasiones y que les “recogen la queja educadamente, pero nada más”. Mientras, desde la Concejalía de Medio Ambiente afirman a este periódico que no tienen “constancia” de las quejas, ni de que sea una mala situación. “Se las trasladamos al jefe del Servicio de Limpieza y estudiaremos el caso”, responde la edil María Sánchez.

 

Por otro lado, quien sí parece que les ha hecho caso, según señalan, es el Defensor del Pueblo. “Nos ha admitido la queja a trámite, dicen con esperanza.