El Cuatro Rayas cae con un marcador apretado al final ante Anaitasuna (26-24)

La actuación de Álex Capón fue fundamental para llegar al descanso 14-8, y aunque la diferencia se redujo al final, no hubo remontada.

Helvetia Anaitasuna sumó su tercera victoria consecutiva tras vencer en La Catedral 26-24 al Cuatro Rayas Valladolid, lo que le permite al equipo navarro mantener la sexta plaza en la tabla. Por contra, los vallisoletanos continúan segundos por la cola con 8 puntos en su casillero.

 

Anaitasuna se mostró muy superior a su rival desde los primeros minutos de partido. Los de Aitor Etxaburu no dieron opción alguna a un Cuatro Rayas Valladolid sin pegada en ataque y demasiado blando en defensa. A los cinco minutos de partido ya ganaban los locales por 5-1, lo que obligó al técnico castellano a pedir tiempo muerto. De poco sirvieron sus instrucciones porque las diferencias se ampliaron poco a poco hasta alcanzar un 7-2 al primer cuarto de hora.

 

A partir de ese instante Helvetia Anaitasuna se dedicó a mantener la diferencia y fue cuando surgió la figura del guardameta Alex Capón. El meta de los navarros ofreció una de sus mejores actuaciones de lo que se le ha podido ver en esta Liga Asobal alcanzando un 62% de paradas. Su trabajo fue fundamental para llegar el descanso con victoria 14-8.

 

En el inicio de la segunda mitad se esperaba una reacción visitante, pero esta tardó en llegar. Los primeros 10 minutos tras la reanudación fueron una réplica de todo lo visto en la primera mitad. Helvetia Anaitasuna, lejos de levantar el pie del acelerador, quiso ampliar distancias y con un 19-11 en el minuto 38 obligó a Valladolid a pedir un tiempo muerto. En esta ocasión sí resultó efecto las instrucciones del rival y estos generaron más en ataque, recortando diferencias hasta establecer un 23-18 a falta de 10 minutos para la conclusión.

 

En jornadas atrás Helvetia siempre había sufrido mucho en los últimos minutos y nadie en el Pabellón Anaitasuna quería pasar “por ese mal trago”. Las diferencias se habían reducido hasta los 4 y 3 puntos entre ambos (24-21), lo que aprovechó Aitor Etxaburu para solicitar tiempo muerto y reorganizar el equipo para los últimos 4 minutos de partido.

 

Una vez reanudado el juego Valladolid consiguió anotar, aunque también lo hicieron los locales. Definitivamente el partido acabó finalizando con un 26-24 en favor de Anaitasuna y que vino a demostrar la irregularidad mostrada por parte del Cuatro Rayas a lo largo de todo el partido. Un buen inicio de los navarros y saber mantener la renta le fue suficiente al equipo pamplonica para llevarse su tercera victoria consecutiva.

 

*Crónica de navarradeportiva.com