El Cristo del Olvido impone en la noche de 'la buena muerte', en Valladolid

Cortejo que parte de la iglesia de La Antigua gracias a la labor de la Real y Venerable Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

La procesión del Santísimo Rosario del Dolor eclipsa el Lunes Santo en Valladolid. Aunque quizá uno de los desfiles más recogidos y emotivos tenga lugar también este día con la Procesión de la Buena Muerte desde la iglesia parroquial de Santa María La Antigua, desde donde parte –a hombros- el Cristo del Olvido, que procesiona la Real y Venerable Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

 

Imponente es el inicio del cortejo desde su salida en La Antigua, con los acordes de la banda de la Preciosísima Sangre. El desfile continúa por Arzobispo Gandásegui, Plaza de la Universidad, Librería, Plaza de santa Cruz y Alonso Pesquera hasta llegar a la basílica Nacional de la Gran Promesa, donde ser realizó el rezo de una estación.

 

Continuó la procesión por Fidel Recio, La Merced y Don Sancho hasta recalar en el Real Colegio de San Albano, conocido como el de los ingleses, donde se vivió uno de los momentos más emotivos de la procesión: el encuentro entre el Santo Cristo del Olvido y su Madre La Virgen Vulnerata.

 

Tras una procesión larga, y ya en Martes Santo, se regresó hasta la Iglesia Parroquial de Santa María, donde se entonó el Canto del Perdón para terminar la procesión de la Buena Muerte.