El Cristo de las Mercedes se refugia en la Catedral durante su procesión por la lluvia

A las 23:00 horas partía de la Iglesia de Santiago pero tuvo que terminar su procesión antes de tiempo cuando comenzaron a caer gotas sobre Valladolid.

El tiempo respetó el Miércoles Santo. Hasta la madrugada. Todos los partes meteorológicos apuntaban a que el Jueves Santo iba a ser jornada de lluvia, y tan solo una hora tardó en cumplirse el pronóstico. A la 1:00 horas de este jueves comenzaban a caer las primeras gotas sobre Valladolid, con tres procesiones en la calle; una de ellas la del Santísimo Cristo de las Mercedes, alumbrado por la Cofradía de las Siete Palabras.

 

El Cristo tuvo que volver a toda prisa tras su salida de la Catedral a la Iglesia de Santiago, con un plástico cubriéndolo, ante la lluvia que caía. Mientras la banda municipal de Arroyo de la Encomienda entonaba el himno nacional para la entrada del paso al templo, la tromba arreció hasta tal punto que los músicos tuvieron que acortar unos compases la melodía.

 

El desfile procesional había partido a las 23:00 horas del miércoles con cielo cubierto pero buen tiempo, en una de las salidas más bonitas de la Semana Santa vallisoletana. Un Atrio de Santiago lleno de feligreses; completa penumbra solo rota por alguna luz de los negocios adyacentes y los flases de las cámaras de fotos; las campanas de la iglesia de Santiago tocando a muerto; silencio y expectación.

 

La talla, de gran calidad, data de la segunda mitad del Siglo XVI, con firma de Pompeyo Leoni, y es portada a hombros por el rojo y blanco de los hermanos de las Siete Palabras. Una procesión que, un año más, despertó la curiosidad de propios y visitantes, y que tuvo que aguardar en la Catedral, donde realizó un acto penitencial y esperó, paciente, a que la lluvia permitiese regresar a su sede.

Procesión del Santísimo Cristo de las Mercedes alumbrado por las Siete Palabras. JUAN PASCUAL
Ver album