El Cristo de la Humildad acoge a los enfermos en el Monasterio de Santa Isabel

Acto de Oración del Atado a la Columna con los enfermos. JUAN PASCUAL
Ver album

En una iglesia completamente en penumbra con tal solo dos puntos de luz, las velas de los cofrades y un foco que alumbraba la imagen del Cristo de la Humildad.

El Monasterio de Santa Isabel acoge, como cada Miércoles Santo, su acto de oración con los enfermos a los pies del Cristo de la Humildad. Un encuentro organizado por la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna en el que los ciudadanos de Valladolid buscan aliviar su dolor ante esta imagen, tallada en 2004 por el escultor José Antonio Hernández Navarro.

 

En una iglesia completamente en penumbra con tal solo dos puntos de luz, las velas de los cofrades y un foco que alumbraba la imagen del Cristo de la Humildad. El azul celeste y el blanco como colores predominantes en una iglesia conventual que respiraba silencio.

 

El de la Humildad, con un cuerpo desnudo tapado únicamente con el paño de pureza, de pie con la mirada caída y la capa colgando de su mano izquierda, recibe a los presentes para escuchar sus plegarias. La Virgen de la Soledad y la Cruz Desnuda atentas, con la mirada puesta en los fieles. Una ceremonia que contó con la presencia del Obispo Auxiliar, Luis Argüello, y el pregonero de la Semana de Pasión vallisoletana, Nacho Foces.