El CPLV se jugará el pase esta noche

El conjunto pucelano tiene que ganar al Garges (21.30 horas) para estar en las semifinales de la European League tras perder en los penaltis ante Rubí.

Rubí: David Ros, Marcos Fajardo, Ian Alarcos, Oriol Gonzalo, Albert Margarit, Eduard Requena, Xavi Porqueras, Michal Simo, Nacho del Rey, Carles Benito, Erik Alfaro, Pol Díaz, Lluis Torres y Arnau Díaz (p.s.)

 

CPLV: Jerry Kaukinen, Jose Caraballo, Dani Collantes, Mario Díez, Olmo Ercilla, Juan Escudero, Guille Jiménez, Alex Olsson, Marcos Pérez, David Pérez, Jeff Perry, Andrés Portero, Adel Saber, Nathan Sigmund, Saku Tuominen y Nacho Pelayo (p.s.).

 

Árbitros: Nils Pfeffer y Andrea Fonzari.

 

Goles: 1-0 (m. 9). Simo. 2-0 (m. 23). Torres. 2-1 (m.32). Tuominen. 2-2 (m. 38). Olsson. Penaltis: Rubi (Benito, Fajardo, Simo, Porqueras y Requena). CPLV (Ercilla, Sigmund, Tuominen, Jiménez y Sigmund).

 

Jornada del sábado: Rethel-Espanya (3-2, en los penaltis); Garges-Rubí (0-1); Espanya-Norton (3-1); Rubí-CPLV (3-2, en los penaltis); Norton-Rethel (18.30 horas) y CPLV-Garges (21.30 horas).

Más igualdad no puede haber en la European League que se está disputando en Valladolid. Marcadores ajustados, partidos resueltos en prórrogas o en la tanda de penaltis. Por eso, el CPLV deberá esperar al último encuentro de la segunda fase, hoy sábado 4 de marzo (21.30 horas), ante el Garges francés para saber si estará en semifinales. Tiene que ganar tras empatar ante Rubí (2-2) y perder en la tanda de penaltis, que necesitó cinco lanzamientos para resolverse y en la que el portero David Ros fue el gran protagonista.

 

Los vallisoletanos se vieron pronto por detrás en el marcador. Una expulsión suele ser clave y más si es ante Rubí, un experto en jugar las superioridades. La mala suerte quiso que tras una gran defensa por parte del CPLV, el último lanzamiento de los catalanes lo atajase Kaukinen, quedando el disco muerto y franco para Simo, que hizo el 1-0 con cierta polémica, al estar dentro de la zona y no dejar moverse al portero. A partir de ahí era el momento de la reacción y la hubo, pero los intentos de los dirigidos por Nathan Sigmund se toparon con un buen David Ros.

 

Los catalanes se encontraban cómodos defendiendo y buscando las contras o pases en largo. Así que al descanso se llegó con ese 1-0 para Rubí. La segunda parte no pudo comenzar peor. Con una pérdida cerca de Kaukinen, que Torres mandó a la misma escuadra. Era el momento de llamar a la épica. Y los vallisoletanos se lanzaron a por la remontada. Ros parecía infanqueable hasta que Tuominen encontró un hueco a 8 minutos para el final y ahí la grada echó el último aliento. Su equipo lo necesitaba. El CPLV presionó arriba, robó la posesión y encontró el premio por medio de Olsson, a 2 del final. Más presión aún, muchos lanzamientos pero el choque se fue al tiempo extra. Los vallisoletanos querían ganar, a los catalanes les venía bien el empate. Y así, a pesar de los intentos locales, se llegó a la tanda de penaltis, en la que Requena acertó con el quinto y Ros siguió a lo suyo, parando.

Noticias relacionadas