El CPLV San Gregorio fuerza el tercer encuentro

Los vallisoletanos se han impuesto al Espanya por 2-1 y buscarán el título de la Liga Elite en el polideportivo de Canterac

El CPLV San Gregorio ha forzado el tercer encuentro de la final de la Liga Elite masculina al ganar, en un intenso enfrentamiento, al Espanya en un abarrotado polideportivo de Canterac, con 1.000 espectadores en la grada. En el mismo escenario, vallisoletanos y mallorquines buscarán este mismo domingo el título a partir de las 13.00 horas. El conjunto pucelano fue mejor en la primera parte, en la que logró sus dos tantos, y supo defender el resultado en la segunda, a pesar de que en la recta final el cuadro mallorquín pusiese emoción e incertidumbre con el 2-1. Mañana, el desenlace.

 

El equipo vallisoletano necesitaba ganar para empatar la eliminatoria después de su derrota en Palma de hace una semana. Y salió, empujado por las gradas de Canterac, a por todas. Con tanto ímpetu que en un momento de presión, vio cómo Olmo Ercilla era expulsado. Apenas había pasado un minuto y medio, y tocaba defender con uno menos. Superados los dos minutos con uno menos, el CPLV comenzó a asediar la portería de Martin Antala. El disco era suyo y las ocasiones, aunque los mallorquines no renunciaban al ataque, buscando contras, como la que acabó en el palo de Junior Cadiz, o el error en los pases. A los 13 minutos llegó la primera superioridad local y, aunque no se comenzó jugando bien, Marcos Pérez encontró el gol en los últimos segundos con uno más. Su lanzamiento, desde la parte izquierda de la pista, entró imparable y supuso el 1-0.

 

Quedaba mucho por jugar pero la dinámica no cambió. El CPLV San Gregorio buscaba desde la posesión la portería contraria; y el Espanya se defendía buscando contras. Se encontró con una segunda expulsión local, esta vez de Andrés Portero, de nuevo bien defendida. Y justo nada más recuperar al expulsado, Marcos Pérez vio solo a Guille Jiménez. Este no desaprovechó la asistencia e hizo el 2-0 para delirio de la afición que llenó Canterac.

 

Con ese marcador se llegó al descanso. Por delante 25 minutos. Y mucho sufrimiento. El Espanya quiso presionar más arriba, subiendo las líneas, y el CPLV, con Nathan Sigmund controlando el disco, supo jugar con el 2-0. E incluso tuvo dos claras opciones, por medio de su entrenador-jugador, de sentenciar el encuentro. Martin Antala sacó los dos manos a manos de Sigmund y a los pucelanos les tocó vivir el final con tensión. Porque de nuevo se vio con inferioridad (5 en todo el choque por 2 de los malloquines). Jerry Kaukinen, que realizó un gran encuentro, no pudo atajar un lanzamiento lejano de Miquel Cabalín. Quedaba 2:41 por delante. Un mundo en el hockey línea. Pero el CPLV lo jugó mejor, teniendo el 3-1 en otro tiro de Nathan, que se fue al larguero; y al final pudo cantar la victoria.