El corto 'Estocolmo', del vallisoletano Álvaro Martín, premiado en un prestigioso certamen de Madrid

El trabajo, en el que el fotógrafo de Tribuna de Valladolid, Alberto Mingueza, es el director de fotografía recibe el premio de Mejor Cortometraje del XXV Certamen de Jóvenes Creadores de Madrid.

El jurado reconoce por unanimidad la obra Estocolmo del joven director menor de treinta años,  Álvaro Martín, que amplía así un palmarés largo y extenso.El fotógrafo de TRIBUNA DE VALLADOLID, Alberto Mingueza, también ha participado activamente en el cortometraje como director de fotografía. 

 

Mucho ha llovido desde que se estrenara en la 58 Edición de la Seminci, en donde se alzó con el premio ValetudoDVD. Galardón que repitió un par de semanas más tarde en el Festival Internacional de Cine de Gijón. ¿Y Después? Estados Unidos, Alemania, Dubai, China, Chile… Y una larga lista que suma más de cuarenta países alrededor de todo el mundo en los más de 200 festivales en los que la obra ha participado.

 

Números que sin duda alguna convierten a la pequeña pieza de escasos nueve minutos de duración en uno de los trabajos audiovisuales de mayor recorrido realizados en la región. “Para que luego digan que el cine no sirve para nada, que no da dinero. Involuntariamente, cada vez que se ha proyectado ha quedado fijado en pantalla el nombre de Valladolid, y eso es una publicidad enorme para la ciudad”, explica el creador.

 

Pero aunque parezca lo contrario, no todo han sido buenas noticias. Y es que como todo camino, el mundo audiovisual no está exento de complicaciones. Sin ir más lejos, tal y como reconoce su creador, el presentar el corto a los Goya fue todo un quebradero de cabeza, “Y es que presentas algo que has hecho un sábado de octubre con tus amigos con toda la ilusión del mundo, y a los dos meses tienes en casa una cartita certificada de la seguridad social, citándote para inspección de trabajo y amenazandote con seis mil euros  de sanción por no haber pagado ninguna cotización. Surrealista y ridículo lo mires cómo lo mires", aclara Álvaro Martín.

 

Afortunadamente todo quedó en un susto, y el cineasta vallisoletano pensando únicamente en el  momento presente, admite estar "feliz" por este último reconocimiento, el cuál se suma a un abultado palmares en el que destacan de entre más de 30 galardones y nominaciones el de Mejor Cortometraje de Comedia de la Comic- Con de San Diego, el de Mejor Guión Original del Watersprite Film Festival en Cambridge, o el triplete (premio RTVE, Mejor Cortometraje y Premio del Público) conseguido en la Cinema Jove Valenciana. 

 

“Con este premio siento que se cierra el ciclo de vida de una obra que me lo ha dado prácticamente todo, incluso hoy, un año después de que acabara su distribución, todavía hay festivales que escriben a la productora interesados en proyectarlo. Eso es parte de la magia del cine, una narrativa universal que ha sabido llegar por igual a audiencias de distintas culturas y procedencias. La idea inicial era divertirnos, pasarlo bien, nunca podíamos haber imaginado que iba a tener un recorrido tan enorme”.

 

¿Y para cuándo el largo? dice la pregunta obligatoria. “Bueno, lo cierto es que ha habido conversaciones y tentativas de adaptar la historia a formato de largometraje, pero a día de hoy no hay nada claro ni concreto. Y es que es difícil sacar algo adelante si no eres nadie ni tienes contactos de arriba. Es difícil, pero creo que lo importante al final acaba siendo disfrutar de cada proyecto sin preocuparte de si te lleva a algún sitio”, concluye.