Cyl dots mini

El Corte Inglés de Valladolid reanuda su actividad con numerosas medidas de seguridad

Los primeros clientes que accedieron a los centros fueron recibidos entre aplausos de los empleados

Los Centros de Grupo El Corte Inglés en Valladolid han abierto este  lunes, 8 de junio,  la totalidad de su superficie comercial, una vez que Castilla y León ha pasado a la Fase 2 de la ‘desescalada’, y lo han hecho el aforo limitado y el uso obligatorio de guantes y mascarillas. Los primeros clientes que accedieron a los centros fueron recibidos entre aplausos de los empleados.

 

Los profesionales de las distintas áreas y departamentos, que se han ido incorporando durante los días previos a la apertura, han puesto a punto  los centros  para que los  clientes encuentren  todos los productos y servicios habituales que ofrece la compañía.

 

La empresa ha implantado las "máximas" medidas de seguridad tanto para sus empleados como para sus clientes, según ha indicado en un comunicado.

 

Además de gel hidroalcohólico a la entrada y en diversos lugares del establecimiento, se han instalado vinilos en el suelo recordando la necesidad de guardar la distancia personal de dos metros, así como mamparas biológicas en cajas, puntos de información, mostradores  y otros dispositivos especiales ,  con el fin de propiciar el distanciamiento entre las personas.

 

También, se ha instalado cartelería para informar de los espacios, escaleras y accesos modificados temporalmente.

 

Por otro lado, se reservará el uso de ascensores a personas con movilidad reducida, con carritos de bebé o con carros de compra, y se limitará el número de ocupantes a una persona por cada dos m2 de superficie útil en la cabina.

 

Asimismo, existirán  indicadores para informar en caso de que el aforo del centro o de la planta alcancen el máximo admisible, y personal de seguridad especializado realizará conteos periódicos de la ocupación de cada planta y departamento , regulando los accesos si fuera necesario.

 

OTRAS MEDIDAS

 

Se han puesto en marcha unas medidas adicionales de higiene. Por ejemplo, en las devoluciones los productos devueltos serán sometidos a higienización mediante centros de planchado de vapor DS-38, exposición a luz ultravioleta-C, u otras fórmulas válidas y debidamente acreditadas.

 

Igualmente, las bolsas en las que el cliente devuelve las prendas serán destruidas y las perchas desinfectadas, mientras en los probadores se mantendrá las distancia de 2 metros, por lo que no habrá probadores contiguos abiertos, y se organizará el espacio para formar una fila ordenada con esta distancia. Además, un empleado controlará entradas y salidas limpiando cada cabina tras su uso; todas las superficies son de pavimento y paredes son lisas y de fácil limpieza y desinfección.

 

Las prendas utilizadas en el probador y no vendidas serán sometidas a una higienización mediante vapor, exposición a luz ultravioleta-C, u otras fórmulas válidas y debidamente acreditadas.

 

Por otro lado, será obligatorio el uso de protectores para calzado y sombreros cuando el cliente se los quiera probar, así como fundas desechables en colchones y sofás siendo necesaria su limpieza periódicamente.

 

En perfumería, los productos, no se probarán directamente sobre el cliente y los expositores de muestras estarán protegidos.

 

Al mismo tiempo, en joyería y gafas de sol, se limpiará el producto cada vez que un cliente se lo pruebe.

 

En el supermercado, se mantendrán las medidas preventivas ya implantadas. Las cestas de envío a domicilio están incluidas en los programas de desinfección, así como los carros y cestas de  mano. Asimismo, se permiten las promociones y demostraciones sin  degustación de productos de alimentación, cumpliendo los protocolos de seguridad (distancia de dos metros  promotores con mascarillas y guantes).

 

Del mismo modo, el servicio de limpieza realiza una desinfección diaria de suelos y superficies de contacto de mostradores, líneas de caja, terminales de venta , carros, grifos, asientos y probadores, tanto con el centro abierto como cerrado. Los lapiceros de firma se limpian tras cada uso, así como los productos de exposición.

 

Otra de las medidas adicionales se lleva a cabo en los aseos, donde habrá una persona que, de forma permanente,  procederá a la limpieza después de cada uso. 

Trabajadores de El Corte Inglés aplauden a los clientes en la reapetura. EL CORTE INGLÉS