El coronavirus deja a la hostelería de Valladolid sin los ingresos de las habituales cenas en grupo por Navidad
Cyl dots mini

El coronavirus deja a la hostelería de Valladolid sin los ingresos de las habituales cenas en grupo por Navidad

La Cacatúa.

Los hosteleros, a expensas de saber cuándo podrán reabrir, dan también por perdidas las ganancias de las cenas navideñas ya que en su mayoría no se celebrarán o serán de pequeños grupos de gente. 

Las cenas de empresas, de grupos de amigos, o de asociaciones en las semanas previas a la Navidad son una tradición en todo el territorio nacional. Diciembre es un mes en el que muchos restaurantes se benefician de estas reuniones ya que asisten grandes grupos de gente. Este año a la vista está que van a ser unas celebraciones diferentes para todos por la pandemia del Covid-19 y la hostelería, que lleva cerrada en Castilla y León dos semanas, se verá nuevamente afectada por pérdidas económicas importantes.

 

La Junta de Castilla y León ha impuesto medidas restrictivas en todo su territorio, no se pueden reunir más de seis personas, lo cual dificulta la celebración de estas cenas de empresa. En los restaurantes tiene que haber una distancia entre mesas, hay limitaciones de aforos, pero, ¿cómo afectan todas estas restricciones al sector hostelero?

 

Víctor Redondo, general manager del grupo ‘Bla Bla Bla’, que maneja establecimientos conocidos en la capital como la Cotorra, la Cacatúa o la Pera Limonera, explica a Tribuna cómo está la situación debido a la pandemia: “Ha sido un año para olvidar, muy malo a nivel económico y a nivel mental”.

 

"Este año la realización de cenas y comidas de empresa, a día de hoy, no se podrán celebrar”, lamenta el empresario hostelero que, al igual que miles de personas, se ve afectado por las restricciones al sector que durarán al menos hasta el 3 de diciembre y se prorrogarán o no en función de la evolución epidemiológica del coronavirus.

 

Redondo recuerda que para la realización de las cenas primero se necesitaría el permiso para abrir . "En el caso de estar operativos, imagino que si grupos grandes hacen reservas, las mesas estarán divididas en 6 personas como mucho cada una”, incide, ya que tiene claras las medidas de seguridad decretadas. Además, la Junta ya ha advertido de que la reapertura de la hostelería se hará de forma progresiva y con restricciones de aforo y horario.

 

Reservas no había muchas, ya que las empresas no están por la labor de hacer muchas cenas debido a la incertidumbre debido a que no se vive la uno de los mejores momentos de la pandemia", relata, para insistir en que esta situación supondrá "otra gran pérdida a nivel económico". "Junto con la Semana Santa, las ferias,.. Las navidades y las cenas de empresa atraen a grandes grupos durante toda la semana”.

 

Además, Redondo denuncia la inexistencia de ayudas económicas, ya que el cierre de la hostelería es "forzado". ”No tenemos ninguna ayuda aún. Es incomprensible que nos obliguen a cerrar, sin haber estudiado antes un paquete de medidas, es como una expropiación. La única ayuda que queremos ahora mismo es que nos dejen abrir”, demanda el joven emprendedor.

 

La misma situación se repite en establecimientos hosteleros de la provincia, donde la cenas de empresa con motivo de la Navidad también era suponía un gran fuente de ingresos. "A día de hoy no tenemos ninguna reserva, pocas cenas de empresa se llevarán a cabo", señala el gerente de un restaurante de un municipio vallisoletano.

 

 "Ha sido un año de muchas pérdidas, hemos estado cerrados mucho tiempo y encima, tenemos que pagar impuestos sin poder ejercer nuestra profesión”, añade para reiterar que los establecimientos hosteleros "son mucho más seguros que las reuniones en casas, botellones en pisos, etc.”.

 

Asimimo, los hosteleros de la provincia se muestran muy críticos con las adminsitraciones y denuncian que han sido "la excusa fácil para justificar que los políticos hacen algo y así cobrar su sueldo”.

 

Así las cosas, la hostelería da prácticamente por perdida la campaña de Navidad y se conforma con poder abrir sus establecimientos durante ese período y tras tantas semanas de cierre en un año especialmente difícil para el sector con motivo de la pandemia. Mientras esperan a conocer si podrán reabrir o no para el mes de diciembre, mantienen los establecimientos a la espera, con todas las medidas de seguridad incorporadas porque, como reivindican, son lugares seguros y no focos del virus.

 

Noticias relacionadas