‘El corazón del imperio’: la nueva serie de Movistar+ que se ha grabado en Valladolid
Cyl dots mini

‘El corazón del imperio’: la nueva serie de Movistar+ que se ha grabado en Valladolid

Movistar+ estrena este jueves el primer episodio de la serie de no ficción escrita y presentada por Santiago Posteguillo, y dirigida por el soriano Israel del Santo.

La villa romana de Almenara-Puras, en Valladolid, acogió hoy la presentación nacional de ‘El corazón del imperio’, la nueva serie de no ficción de Movistar+ que recrea a partir de una poliédrica mirada femenina cuanto rodeó al asesinato de Julio César en los idus de marzo del año 44 a.C., con Aitana Sánchez-Gijón y Sandra Escacena al frente del reparto. La serie, dirigida por el soriano Israel del Santo, está coescrita por él y por Santiago Posteguillo, que ejerce además como conductor y presentador de cada uno de sus seis episodios, el primero de los cuales se estrenará este mismo jueves en la plataforma. El propio yacimiento vallisoletano albergó durante mes y medio parte del rodaje de la producción, que se completó en Madrid y en los estudios Nu Boyana en Bulgaria.

 

Fue el ganador del Premio Planeta quien puso sobre la mesa la posibilidad de hacer una serie sobre las mujeres de la antigua Roma, con el objetivo “no de recontar la historia, que no ha cambiado, sino de contarla completa”. “El asesinato de Julio César se ha narrado infinidad de veces, pero nunca se ha contado cómo su esposa Calpurnia recibe su cuerpo cosido de puñaladas, o cómo se entera de la noticia su gran amante egipcia Cleopatra. A ambas aquello les cambia la vida. Toda la serie está contada desde la perspectiva de las mujeres, y con ella hemos buscado esa combinación especial que yo siempre intento en mis novelas: que cuando alguien termina de leerlas tenga la sensación de que se lo ha pasado bien y al mismo tiempo ha aprendido muchas cosas”, explicó en declaraciones recogidas por Ical.

 

El protagonismo de la serie recae en mujeres fuertes y poderosas que con sus acciones contribuyeron a cambiar la historia como Cleopatra (encarnada por Inty El Meskine), que “pasó a la historia como una devoradora de hombres pese a que solo se le atribuyeron relaciones con Julio César y Marco Antonio, y de quien no se ha dicho que fue una diplomática excelente, formada en retórica y capaz de hablar ocho idiomas”, en palabras del director, o como Fulvia (interpretada por Sandra Escacena, que se dio a conocer con ‘Verónica’), a quien “las fuentes describen como el César con faldas, una mafiosa del siglo I, la primera mujer que dirigió un ejército y cuyo rostro apareció acuñado en una moneda, y a la que pocos recuerdan”. 

 

Aitana Sánchez-Gijón, en cartel ahora con ‘Madres paralelas’ de Almodóvar, da vida a Julia Mesa, abuela de los emperadores Heliogábalo y Alejandro Severo, que orquestó el asesinato del primero para favorecer la ascensión al trono del segundo. La actriz, que ya había colaborado con Del Santo interpretando a Isabel la Católica en ‘Conquistadores: Adventum’, aseguró que ‘El corazón del imperio’ “es una apuesta muy inteligente y acertada”, si bien reconoció que estuvo “a punto” de echarse atrás al saber que finalmente se iba a grabar en latín, el idioma que en realidad hablaban esos personajes, apuntó Posteguillo

 

Para Sánchez-Gijón, Julia Mesa es una mujer que sigue la estela de otras mujeres de bandera que ha interpretado en los últimos quince años, como Hécuba, Medea o Juana de Arco, capaces de “salirse de la casilla que la sociedad les tenía asignada”. “Tiene poderío, fuerza, personalidad, ambición y capacidad de manejar los hilos en la sombra”, apuntó. A su juicio, las mujeres de ‘El corazón del imperio’ “no son heroínas puras y luminosas, sino seres complejos, turbulentos, que pueden ser asesinas o mafiosas, y eso es lo que hace que sean tan fascinantes. Son como los hombres de esa época, ni más ni menos, aunque ellas no fueran sujetos jurídicos, ya que ni siquiera existían a efectos de la ley”, apuntó.

 

Por su parte, Sandra Escacena señaló que le resultó “bastante complicado” meterse en la piel de Fulvia, “una mujer cuyas ambiciones van mucho más allá de los hombres”. “Tenía aspiraciones políticas, personalidad, poderío… Para mí fue un reto y un aprendizaje como actriz y como mujer que quiere aprender y ver la historia tal y como fue. Me parece importante que las niñas y las chicas vean la serie, para que puedan tener referentes y aprendan que siempre ha habido mujeres fuertes en la historia, aunque no se lo hayan contado antes”, explicó.

 

También intervino en la presentación la exboxeadora Joana Pastrana, en su debut delante de la cámara interpretando a una amazona, que señaló que para ella este proyecto ha supuesto “un antes y un después en lo personal y en lo profesional”. “Gracias a esta serie sé que quiero hacer muchas más cosas en mi vida y muy diferentes a las que estoy acostumbrada”, apuntó antes de reconocer que “ha sido increíble poder coger una espada para representar a las mujeres que en la antigüedad lo hacían y se dejaban la vida en ello”. 

 

Mujeres que salen del tiesto

La producción, según explicó Israel del Santo, cobró forma durante el confinamiento, momento en el cual él y Posteguillo comenzaron a intercambiar ideas para los guiones entre Madrid y Algar de Palancia. Fue así como el soriano planteó la posibilidad de filmar en latín, que fue acogida extraordinariamente por el escritor, que reconoce que en ese momento se volvieron “locos” y decidieron “darle un toque de realismo y autenticidad” al proyecto. “Es una serie muy especial, en gran medida transgresora”, apuntó Posteguillo.

 

“Roma es un periodo tremendamente documentado, pero las crónicas e historiadores siempre han sido hombres, por tanto la visión que dan de cuanto allí ocurrió es muy masculina. Esto ha relegado a las mujeres, a que cada vez que aparecen en los libros de historia figuran como la mujer de o la madre de alguno de los héroes. Sin embargo, rebuscando entre las fuentes aparecen mujeres que se salen del tiesto, a las que no se había dado voz. Como no queríamos ser hombres quienes contáramos la historia de esas mujeres, decidimos dar un paso atrás y dejar que quienes lo hicieran fueran expertas de distintos campos, como la doctora en Derecho Romano y licenciada en Filología Clásica por la Universidad de Salamanca Amelia Castresana, la doctora en Arqueología María Engracia Muñoz, la historiadora Lidia San José o la psicóloga Mireia Darder.

 

La doctora en Filología Clásica Cristina de la Rosa reconoció en la presentación que “este es un proyecto muy valiente”, y afirmó que “es importante divulgar ese pasado que es el nuestro”. “Somos romanos, estamos hablando latín en este momento, y mucho de lo que somos es por culpa de los romanos, entenderles y sacar a la luz aquello que durante mucho tiempo ha quedado oculto es una parte muy importante para defender nuestro legado”, subrayó.

 

También intervino la doctora en Historia Patricia González, que fue contundente: “La serie parte de una premisa loquisima, que las mujeres existieron y hacían cosas”, algo que en su opinión “no es tan obvio a lo largo de la historia, porque se ha omitido, y las mujeres siempre han estado ahí como jarrones, elementos decorativos, para ser las malas o la santa esposa”. “La historia no es una serie de hechos, la historia es discurso y repensarnos, y hace falta que lo hagamos. Esta serie nos lanza a la cara que la historia de las mujeres es la historia de todos, es historia con mayúsculas”, sentenció.

 

Por su parte, la productora ejecutiva de Movistar+, Marijo Larrañaga, reconoció que “es muy emocionante ver cómo por fin late fuerte y bien el corazón del imperio”, una serie que forma parte de una “estrategia” en la que están embarcados en la plataforma de “crear no ficciones que nos interpelen, que hablen de nosotros, de quiénes somos, de dónde estamos y de adónde vamos”. “Esta serie busca conocernos a nosotros mismos, porque tenemos mucho que ver con lo que pasó hace dos mil años”, concluyó.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: