El consejero de Sanidad atribuye las esperas en urgencias el Río Hortega de Valladolid a un problema de "espacios"

Antonio María Sáez Aguado dice que sólo han afectado a pacientes con patologías de carácter leve.

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha atribuido las esperas en las urgencias del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid (HURH) a un problema de "espacios" y ha matizado que sólo han afectado a pacientes con patologías de carácter leve.

 

Sáez Aguado se ha referido así a las críticas sobre las esperas de "hasta ocho horas y media" y la situación de "colapso" del centro hospitalario como las que ha censurado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios.

 

En este contexto, el titular de Sanidad ha aclarado que no ha habido problemas en relación a la disponibilidad de camas ni se ha tenido que reforzar la plantilla de urgencias, que está "al cien por cien", sino que la situación se ha podido deber a un "problema de espacios".

 

En cualquier caso, ha incidido en que el Hospital cuenta con un plan de contingencias que se aplica cuando se producen variaciones, en general estacionales -más acusadas en verano y en invierno, aunque en sentidos diferentes-, que afectan a la demanda asistencial, y si fuera necesario se aplicaría.

 

Sáez Aguado ha aseverado que a todos los pacientes se les atiende de manera "inmediata" y se clasifican en función de la gravedad mediante el sistema de triaje, de manera que a los que sufren enfermedades más graves se les atiende primero, lo que a veces va en contra de los que están más leves, que tienen que esperar "un poco más de tiempo".

 

Por ello, ha hecho un llamamiento al uso "racional" de las urgencias, ya que algunos datos apuntan a que entre el 30 y el 40 por ciento de los pacientes que acuden podrían ver resuelto el problema de salud fuera del hospital.