El Congreso espera al 29 de octubre para hacer presidente a Rajoy y le da un 'No'

Los 180 votos en contra de Rajoy han sido de diputados del PSOE, Unidos Podemos-En Comú-En Marea, Esquerra Republicana (ERC), PNV, la antigua Convergència (hoy Partit Demòcrata Català), Compromís, Bildu, y Nueva Canarias.

El Pleno del Congreso ha rechazado 27 de octubre la investidura del presidente del PP, Mariano Rajoy, el candidato propuesto por el Rey, al imponerse los 180 votos en contra a los 170 a favor. Pese a perder este primer 'round', Rajoy prevé sumar la mayoría simple necesaria en la segunda votación prevista para el sábado, siempre que no haya sorpresas, gracias a la anunciada abstención del PSOE.

 

La votación ha sido pública y por llamamiento, es decir, los diputados fueron poniéndose en pie para proclamar su voto a viva voz. Un sorteo deparó que la ronda comenzase con el 'popular' Álvaro Nadal, presidente de la Oficina Económica de la Presidencia de Gobierno que, naturalmente, que gritó 'Sí'.

 

Los últimos en votar fueron los miembros del Gobierno y los de la Mesa de la Cámara, acabando por la presidenta, Ana Pastor, que también dijo 'sí' a Rajoy.

 

Como se esperaba, los 180 votos en contra de Rajoy han sido de diputados del PSOE, Unidos Podemos-En Comú-En Marea, Esquerra Republicana (ERC), PNV, la antigua Convergència (hoy Partit Demòcrata Català), Compromís, Bildu, y Nueva Canarias.

 

Rajoy fue derrotado habiendo logrado el respaldo de 170 diputados, que representan el 48,5% de la Cámara. Le apoyaron los del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria (CC) y sus aliados electorales UPN y Foro Asturias.

 

EL SÁBADO, SEGUNDA OPORTUNIDAD

 

Comoquiera que en esta votación se requería aglutinar la mayoría absoluta, que son 176 votos, la reelección de Rajoy fue rechazada. Habrá una segunda oportunidad 48 horas después, es decir, el sábado por la tarde, donde bastará lograr más votos a favor que en contra.

 

Al contrario de la investidura fallida del pasado mes de agosto, en esta ocasión Rajoy sí obtendrá el respaldo necesario después de que el PSOE decidiera en el Comité Federal del pasado domingo cambiar su posición y facilitar con su abstención el Gobierno del PP para desbloquear la actual situación política.