El concejal Pablo Vicente (C's) solo asumirá dedicación parcial y no la exclusiva que le concede el Reglamento

Pablo Vicente, a la derecha, durante un pleno. TRIBUNA

El concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid Pablo Vicente de Pedro ha asegurado este viernes que asumirá una dedicación parcial en lugar de la exclusiva que podría adquirir después de la reforma del Reglamento Orgánico del Consistorio que se aprobará en el Pleno municipal el próximo martes.

 

Así lo ha explicado Vicente en declaraciones recogidas por Europa Press, ya que el Grupo municipal considera que con una dedicación exclusiva y una parcial es "más que suficiente" para atender la labor política que les corresponde como concejales.

 

De esta manera, el portavoz de Ciudadanos, Martín Fernández Antolín, mantendrá la dedicación exclusiva y su retribución como portavoz, que aumentará como consecuencia de la reforma del Reglamento y Pablo Vicente pasará de percibir la indemnización por asistencia a plenos y comisiones (13.000 euros al año) a lo correspondiente a una dedicación parcial cuyo porcentaje está por determinar. La tercera edil del grupo, Gema Martín, no tendrá dedicación ya que es vicepresidenta segunda de la Diputación de Valladolid.

 

Pablo Vicente continuará compatibilizando su puesto de trabajo fuera del Ayuntamiento con esa dedicación parcial.

 

Fernández Antolín ha recordado que el Grupo Municipal de Ciudadanos votará a favor de la aprobación de la reforma del Reglamento Orgánico, aunque presentará dos votos particulares para manifestar su desacuerdo con el aumento de los sueldos del alcalde y los concejales con dedicación y para reclamar un mayor margen para contratar personal eventual en los grupos municipales.

 

Con la modificación, la referencia para el número de contratos que pueden formalizar los grupos pasa del actual uno por cada cinco concejales del Grupo a uno por cada tres, con lo que Ciudadanos solo podría tener un trabajador, al igual que en la actualidad.

 

El portavoz de Cs ha incidido en que consideran necesario poder contratar a algún empleado más ya que determinadas trabajos de documentación o de comunicación "no deberían recaer" en las personas que deben ejercer la acción política.

 

En definitiva, Fernández Antolín ha concluido que creen mejor "ceder" en algunos aspectos que no poder contar con un nuevo reglamento adaptado a la actualidad.