El concejal de Vox Valladolid no participará en la lectura del manifiesto por el 8M

Javier García, concejal de Vox Valladolid, durante un Pleno Municipal. JUAN POSTIGO

Javier García asistirá al acto pero no recitará parte del texto, siendo el único partido del Ayuntamiento que no lo haga. Ya hizo lo propio el 25N al considerar el escrito “ideologizado”

El único edil de Vox en el Ayuntamiento de Valladolid, Javier García, no leerá parte del manifiesto del Consistorio en el acto institucional programado para este viernes por el 8M, si bien sí asistirá al acto. Será así el único partido que no participe mientras que el resto de partidos –Ciudadanos, Valladolid Toma la Palabra, Partido Popular y PSOE- sí contarán con un portavoz. García ya hizo lo propio en el acto del pasado 25 de noviembre, en el Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, al considerar el texto “ideologizado”.

 

En esta ocasión se trata del escrito promovido por la Federación de Municipios y Provincias a nivel nacional, de manera que este se leerá en varios ayuntamientos e instituciones públicas de todo el país en sus respectivos actos, pero no será así por parte del concejal de Vox Valladolid. La Concejalía de Educación, Infancia, Juventud e Igualdad se puso en contacto con él hace unas semanas –y con todos los grupos del Consistorio- para pedir su participación, a lo que García respondió informando que acudiría al acto pero no tomaría parte en la lectura.

 

No se trata de la primera ocasión en la que el edil de la formación de Santiago Abascal forma parte de una polémica similar. Con el pretexto del “alto contenido ideológico” del escrito, Javier García se negó de manera rotunda a participar en la lectura del acto del 25N.

 

MOCIÓN ‘CON CASTELLANO COMÚN’

 

Además Javier García, que el pasado martes presentó una moción para adaptar el lenguaje del Ayuntamiento al ‘método RAE’ en la que se defendía que la utilización de términos masculinos incluía igualmente a hombres y mujeres, también formó un pequeño revuelo en la previa al Pleno Municipal del mes de enero por una cuestión similar.

 

Por aquel entonces se presentaba una moción para la renovación de Valladolid como ‘Ciudad Amiga de la Infancia’ con la intención de que fuera institucional, es decir, que se aprobara sin ningún tipo de debate por todos los partidos del Ayuntamiento.

 

El edil de Vox se negó inicialmente a firmar el escrito “a la espera de una consulta interna” de partido, a la vez que pedía que “en aras de buscar el consenso entre todos los grupos” se modificara el lenguaje inclusivo utilizado para usar “el castellano común que utilizamos normalmente”, ya que esta usaba lenguaje inclusivo. Finalmente García acabó adhiriéndose a la moción sin que esta se modificara.

Noticias relacionadas